.
CHINA China adopta riesgosa relación con talibanes tras salida de EEUU de Afganistán
martes, 17 de agosto de 2021

Pekín ha sido de los primeros en acoger a los militantes islamistas del país vecino, acto contrario a las acciones tomadas en 1996

Bloomberg

Cuando los talibanes se apoderaron de Afganistán por primera vez en 1996, China se negó a reconocer su Gobierno y dejó su embajada cerrada durante años. Esta vez, Pekín ha sido de los primeros en acoger a los militantes islamistas del país vecino.

El notable cambio de China se mostró hace poco más de dos semanas, cuando el ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, dio la bienvenida a una delegación talibán al puerto norteño de Tianjin mientras el grupo hacía avances contra la Administración del presidente Ashraf Ghani, que huyó del país el domingo. El respaldo de Wang al “importante papel” de los talibanes en el Gobierno de Afganistán proporcionó un impulso crucial de legitimidad para una organización que durante mucho tiempo ha sido un paria mundial debido a su apoyo al terrorismo y la represión a las mujeres.

Las razones de China tienen tanto que ver con su propio surgimiento como potencia mundial como con la sorprendentemente rápida marcha de los talibanes sobre la capital afgana. China tiene hoy una economía valorada en US$14,7 billones, más de 17 veces el tamaño que tenía en 1996, y una iniciativa masiva de comercio e infraestructura que se extiende por toda la masa continental euroasiática.

Los temores de Pekín sobre el extremismo islamista entre su propia minoría uigur también se han profundizado en los últimos años, lo que le ha llevado a construir un vasto estado policial adyacente a Afganistán. Además, una rivalidad cada vez más intensa con Estados Unidos ha llevado al presidente chino, Xi Jinping, a aprovechar cualquier oportunidad para hacer retroceder el dominio de Washington y alejar a las fuerzas estadounidenses de sus fronteras.

Esos intereses hacen que China parezca la próxima gran potencia con interés en poner orden en Afganistán mientras los talibanes se preparan para declarar un emirato islámico en Kabul. Después de los fracasos de la Unión Soviética y ahora de EE.UU., China estará fuertemente presionada para evitar repetir los mismos errores en una nación conocida por agotar los imperios.

“Hace veinte años, China no era una potencia mundial y lo que estaba sucediendo en Afganistán no molestaba a China”, dijo Yun Sun, director del programa de China en el Stimson Center, con sede en Washington. “Pero hoy en día, hay tantos factores nuevos: está el problema de los uigures, los intereses económicos y la autopercepción de China como una potencia mundial”.

China ha tratado de presentarse a sí misma como más pragmática y menos intervencionista que Occidente, al tiempo que insta a una paz negociada. “China espera que los talibanes afganos puedan unirse con otros partidos políticos y con todos los grupos étnicos, y construir un marco político acorde con las condiciones nacionales que sea ampliamente inclusivo y que sentará las bases para una paz duradera”, dijo el lunes la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, a los periodistas en Pekín.

No obstante, Hua no respaldó al Gobierno de los talibanes y solo dijo que la situación en Afganistán había “experimentado cambios importantes”.

No obstante, China es uno de los pocos países que se benefició del fiasco de reconstrucción del país de US$840.000 millones de EE.UU., que detuvo a los rivales de Pekín mientras creaba un ambiente relativamente estable para sus empresas. Eso deja a China con intereses económicos que asegurar, incluida una mina de cobre y varios bloques de petróleo. El país evacuó a unos 200 empresarios el mes pasado.

La estabilidad de Afganistán es clave para proteger más de US$50.000 millones en proyectos de la Franja y la Ruta en el vecino Pakistán, que proporcionan una ruta terrestre al océano Índico.

Quizás ningún tema sea tan urgente para Pekín como garantizar que Afganistán no se convierta en una fuente de extremismo que traspase su frontera. Wang presionó al jefe negociador talibán Mullah Abdul Ghani Baradar durante su reunión del 28 de julio para hacer una “ruptura limpia” con el Movimiento Islámico del Turkestán Oriental.

Afganistán podría convertirse en la prueba más grande hasta ahora de un modelo diplomático chino impulsado por préstamos, productos básicos y acuerdos de infraestructura en lugar de demandas de políticas liberales. Si los talibanes aplican políticas moderadas hacia las mujeres que no alienen a otras naciones y logran la estabilidad política, Pekín podría considerar una serie de inversiones similares a las que ha hecho en Pakistán, según Sun, del Stimson Center.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Estados Unidos 18/09/2021 Presunto consigliere de la mafia se rinde después de tres días en la clandestinidad

Ralph DiMatteo, de 66 años, se rindió a agentes federales y está programado para ser procesado en una audiencia virtual el viernes por la tarde

México 17/09/2021 Economía mexicana tropezaría en agosto, en medio de la tercera ola de contagios

Se espera una contracción mensual de 0,2%, que se explica por una baja en el dinamismo de las actividades secundarias

Automotor 16/09/2021 Crisis de chips seguirá hasta segunda mitad de 2022 en EE.UU., según Volkswagen

La producción mundial de automóviles se ha visto detenida por la escasez de chips, con menos modelos a la venta de los concesionarios

MÁS GLOBOECONOMÍA