Chile es el país mejor calificado de la región en el índice de competitividad de IMD, en el puesto 38, seguido de Perú en el 52

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

La reciente publicación del Ranking Mundial de Competitividad 2020 del Institute for Management Development (IMD) confirmó que los siete países de América Latina, que se tienen en cuenta en el análisis, han tenido resultados poco sobresalientes en materia de competitividad en los últimos 13 años, ya que ninguna de las naciones de la región ha logrado recuperar la posición que alcanzó desde 2007 (ver gráfico).

A esto se le suma que ninguno de los países del vecindario del listado logró ubicarse dentro de los primeros 30 lugares de los 63 que abarca la medición. Chile, la mejor nación de Latinoamérica en la lista, ocupó el puesto 38, es decir cuatro lugares adelante de la posición que alcanzó el año pasado, cuando ocupó el puesto 42. A pesar de la mejora, esta nación no ha logrado recuperar el rendimiento de 2007, periodo en el que se ubicó en el peldaño número 26.

Sobre el mejor desempeño de Chile en materia de competitividad frente a sus pares regionales, Jorge Sahd, director del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad Católica de Chile, comentó que “el IMD muestra un buen resultado para Chile en aspectos que lo han hecho destacar en la región, como la responsabilidad fiscal, la solidez institucional y el clima para hacer negocios”.

En línea con esto, el Diario Financiero destacó que los académicos Enrique Manzur, Sergio Olavarrieta y Pedro Hidalgo de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Chile explicaron que “si uno analiza los datos con una perspectiva de largo plazo, se observa que Chile está un tanto estancado en competitividad alrededor del puesto 35 al 40, habiendo estado en algún instante en el Top 20 de naciones más competitivas”.

Teniendo en cuenta estos resultados, Sahd también resaltó que a pesar de su mejor desempeño en el ranking de este año, el país aún enfrenta varios retos como el manejo sanitario de la pandemia y el sostenimiento de los acuerdos políticos en el tiempo. “Estos acuerdos serán fundamentales para acelerar los planes de emergencia económica y para encauzar de buena manera el proceso político-constituyente, generando un clima de confianza para la reactivación económica pospandemia”.

Luego de Chile se encuentra Perú en el puesto 52 del ranking del IMD, es decir tres puestos arriba de lo alcanzado en 2019 y 17 puestos por debajo del resultado de 2007. Según Juan Carlos Ocampo, coordinador de economía de la Universidad Privada del Norte de Perú, “los indicadores macroeconómicos de Perú son los que explican la mejora en el ranking de este año. Sin embargo, esto evidencia que en los indicadores microeconómicos aún hay que mejorar”.

En línea con esto, el IMD en su informe detalló que este país vecino tiene como retos para lo que falta de este año promover el desarrollo sostenible y el crecimiento verde inclusivo, fortalecer el sistema de salud, mejorar el sistema educativo centrado en el aprendizaje en línea, desarrollar una gestión pública más eficiente y efectiva.

LOS CONTRASTES

  • Juan Carlos OcampoCoordinador de economía de la Universidad Privada del Norte

    “El emprendedor peruano es clave para la reactivación, ya que se caracteriza por su gran creatividad y desarrollo de habilidades digitales que son necesarias para mejorar la competitividad”.

  • Jorge SahdDirector del Centro de Estudios Internacionales de la U. Católica de Chile

    “El estancamiento de la región demuestra el fin del súper ciclo de los commodities de la década del 2000 y la necesidad de reformas estructurales para fortalecer las instituciones y apuntalar el crecimiento”.

Cerrando el top tres de los países se encuentran México en el puesto 53 a nivel mundial, le sigue Colombia en el 54, Brasil en el 56, Argentina en el 62 y Venezuela en el 63. En el análisis publicado por el IMD, “en América Latina, la desconfianza hacia las instituciones pudo reflejarse en algunos cambios mínimos”.

En el caso de México, IMD destacó que este país deberá implementar políticas económicas y sociales para una recuperación sostenible de los efectos del “Gran bloqueo” del covid, promover un mayor crecimiento del PIB (3% a 4%) mediante la promoción interna del mercado a través de la innovación.

Al igual que Chile y Perú, los otros cinco países de la lista no han logrado recuperar su rendimiento de hace más de 10 años. Por ejemplo, México se encuentra seis puestos por debajo de los resultados de 2007, mientras que Colombia está 16 puestos por debajo, Brasil ha perdido siete puestos, Argentina nueve y Venezuela ocho lugares. “El estancamiento de la región demuestra el fin del súper ciclo de los commodities de la década del 2000 y la necesidad de reformas estructurales para fortalecer las instituciones y apuntalar el crecimiento. A esto se suma la mayor audacia de países de otras latitudes en implementar reformas pro-competitividad”, concluyó Sahd.

Recomendaciones del IMD para mejorar la competitividad en Argentina y Brasil
Según el documento publicado por el Instituto, Argentina deberá ayudar a los grupos y sectores más vulnerables a soportar la caída económica, mantener la expansión anticíclica de los agregados monetarios y fiscales, entre otros. Por su parte, Brasil deberá modernizar y mejorar la calidad de la infraestructura y logística, y mejorar la capacidad de innovación y desarrollo de sectores intensivos en conocimiento; entre otros avances.