RIPE:
DIARIO FINANCIERO

En EEUU, Brasil, Puerto Rico y Canadá también ha habido problemas con ayudas gubernamentales por desempleo

Diario Financiero - Santiago

El revuelo que ha generado la polémica por la entrega del Bono de Clase Media -beneficio que 437.000 personas recibieron sin cumplir los requisitos- no es algo único de Chile.

Ya sea por autodeclaración o bien por errores o fraudes de las autoridades, en varios países hay miles de personas recibiendo ayudas sin cumplir con las condiciones exigidas, un problema para los gobiernos que se manejan en un estrecho escenario fiscal. La pregunta es, entonces, ¿cómo se enmienda esta dificultad?

Un caso con similitudes a Chile es el de Puerto Rico, donde según el Departamento de Justicia, más de 100 mil personas postularon al programa de Asistencia de Desempleo Pandémico sin necesitarlo y pueden haberlo recibido. De ellos, más de 10 mil son trabajadores del gobierno.

El gobierno inició investigaciones -no a todos los involucrados- y a la fecha se han devuelto más de US$30 millones, además de US$1 millón de funcionarios públicos. Las razones más recurrentes para retornar el dinero son, según autoridades, haber entendido que no les correspondía el pago o haber cometido un error al solicitar la ayuda.

En Brasil, el primer pago del subsidio de 600 reales (US$107) para quienes ganan menos de 500 reales al mes -el 50% de la población adulta- fue fraudulento. El beneficio se entregó, según el Tribunal de Cuentas de la Unión, a 620.000 personas que no cumplían los criterios, entre ellos fallecidos o que perciben más del monto acordado. Aunque se comenzó a pedir la devolución del dinero entregado erróneamente, solo 47.700 personas -menos del 10%- han retornado el pago.

Irregularidades en Norteamérica

La situación de Estados Unidos, como suele pasar en el país, no se puede estandarizar, y se debe mirar el detalle de cada estado. En Washington, por ejemplo, las autoridades cerraron por dos días la unidad encargada del desempleo para detener los pagos ilegítimos. Desde marzo hasta ahora se han identificado 87.000 casos de fraude -un aumento exponencial desde los 184 comprobados entre enero de 2018 y junio de 2019- los que equivalen a US$576 millones, de los que se han recuperado US$346 millones, según cifras del New York Times.

A fines de septiembre, las autoridades de Arizona alertaron que de las 2,4 millones de solicitudes por desempleo recibidas, más de un millón habían sido marcadas como potencialmente fraudulentas, mientras que durante el verano boreal en Colorado se descubrió que 77% de las postulaciones a ayuda por desempleo pandémico eran falsas.

En California, el fraude era tan generalizado que los funcionarios suspendieron el procesamiento de solicitudes por desempleo durante dos semanas para establecer nuevos controles y reducir la acumulación de solicitudes pendientes, dice el diario estadounidense.

Frente a esto, el Departamento del Trabajo destinó US$100 millones a apoyar a los estados en prevenir, detectar e investigar el uso inadecuado de los programas de asistencia por desempleo, con el fin también de recuperar los fondos entregados.

En Canadá, el inicio del problema fue que el gobierno aceptó automáticamente las solicitudes de todos quienes postularon, aunque no fueran elegibles para el beneficio. Con todo, el gobierno optó por hacer voluntaria la devolución del bono de US$1.500 mensuales, ya que según el primer ministro, Justin Trudeau, "no buscamos castigar a las personas que cometieron errores honestos". A la fecha, los canadienses han realizado más de 830.000 reembolsos de los beneficios a los que no tenían derecho.

Lea el artículo aquí.