Según los datos de la Cepal el crecimiento económico de la región descenderá más de 9% en 2020 debido al impacto de la pandemia

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

Hoy se conoció la actualización de las Perspectivas Económicas de América Latina para 2020, un estudio que realizó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), en compañía de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), en el que se evaluaron las oportunidades y retos de la región en materia de transformación digital.

El informe parte de que la economía regional descenderá más de 9% este año debido al impacto de la pandemia del covid-19, asimismo dentro del sector empresarial, la crisis será especialmente difícil para las micro y pequeñas empresas, que no tienen capacidad para amortiguar el golpe: "2,7 millones, en su mayoría microempresas, podrían cerrar, lo que supondría la pérdida de 8,5 millones de puestos de trabajo", dice el estudio.

Bajo ese panorama, las entidades económicas buscan resaltar la importancia de la transformación digital para lograr una recuperación inclusiva y sostenible en los diferentes sectores económicos de los países latinoamericanos y reiteran que este tipo de herramientas pueden ayudar de manera significativa con el desarrollo general de la región.

Entre los principales beneficios, la Ocde, la Cepal y el CAF expresan que una transformación efectiva podría ayudar a mejorar el crecimiento y la diversificación de la productividad; fomentar la inclusión, el bienestar; fortalecer las instituciones públicas y mejorar la gobernabilidad.

Además, el informe expresa que en este momento específico, en el que las regiones atraviesan una crisis por la pandemia, la cooperación internacional y las nuevas asociaciones son clave para obtener los verdaderos beneficios de una transformación digital.

Entre las cifras del informe se resalta que 20,7% de las microempresas estarían propensas a cerrar como consecuencia del virus, la cifra para las pequeñas empresas es de 7,1%; 2,8% para las medianas empresas y 0,6% para las empresas grandes.

Frente a esto las entidades ofrecen la transformación digital como uno de los salvavidas para aportar a protección de las empresas. El informe señala que la digitalización es una tendencia que, si bien tiene riesgos, cuenta con oportunidades que en todo caso se deben acompañar con políticas públicas e inversiones complementarias.

Frente a la brecha que ha causado el virus en la producción de los países, la Ocde, la Cepal y el CAF vuelven a proponer la transformación como una solución, y señalan que se debe tener en cuenta que el crecimiento de la productividad es el motor central de progreso económico sostenido.

Sin embargo, los organismos explican que el crecimiento del PIB de la región se encuentra atado un incremento en la fuerza laboral que no crece a la par con la productividad, que es baja comparada con las otras regiones del mundo; por lo que una transformación digital de la producción podría ayudar a mejorar estas cifras.

Se reiteró la necesidad de que los sectores aprovechen las nuevas oportunidades como el aprendizaje virtual o el teletrabajo, que si se usan de manera adecuada podrían influir positivamente.

Las perspectivas económicas concluyen que implementar todas estas herramientas; incursionar en la transformación digital y recibir los beneficios en el crecimiento económico de la región solo será posible con una cooperación entre los gobiernos, el sector privado y la comunidad internacional.