El lanzamiento de SpaceX, la compañía privada del millonario Elon Musk, representa otro hito para los cohetes reutilizables,

Reuters

Poco menos de 19 horas después de su lanzamiento desde Florida, la cápsula Dragon de SpaceX que transportaba a los astronautas de la NASA Bob Behnken y Doug Hurley se acopló el domingo con la Estación Espacial Internacional, convirtiéndose en la primera cápsula espacial estadounidense con tripulación que lo hace desde 2011.

El lanzamiento de SpaceX, la compañía privada del millonario Elon Musk, representa otro hito para los cohetes reutilizables, en los que su firma fue pionera, para hacer que los vuelos espaciales sean menos costosos y más frecuentes.

Y marcaría la primera vez que los vehículos espaciales desarrollados comercialmente, propiedad y operados por una firma privada y no la NASA, han llevado a estadounidenses a la órbita.

La última vez que la NASA lanzó astronautas al espacio a bordo de un vehículo nuevo fue hace 40 años al inicio del programa del transbordador espacial.

Un cohete SpaceX Falcon 9 despegó del Centro Espacial Kennedy a las 15.22 EDT (1922 GMT) con destino a la Estación Espacial Internacional.

Momentos antes del despegue, Hurley dijo: "SpaceX vamos por el lanzamiento. Vamos a encender esta vela", parafraseando la famosa frase pronunciada en la plataforma de lanzamiento en 1961 por Alan Shephard, el primer estadounidense lanzado al espacio.