Con un ingreso para el trabajador promedio más alto que el de Estados Unidos, Canadá se presenta como el destino ideal para tener más oportunidades

Mauricio Zuluaga

Canadá registró el mayor aumento de su población en los últimos 50 años. El departamento de estadística de este país reveló que durante el tercer trimestre del 2019 la población aumentó 0,6%, lo que equivale a 208.234 personas.

Mientras la tasa de natalidad y los niveles de fertilidad continúan descendiendo, la migración se consolida como la principal fuente de capital humano. Según el reporte, solo 16% de la población añadida correspondió a nacimientos y el 84% restante son inmigrantes.

Buena parte de esa migración está siendo atraída a través de la educación. Los últimos datos muestran que 12% de los estudiantes universitarios, tanto en pregrado como en posgrado, son internacionales. En promedio estos pagan tres veces más por sus matrículas que los nacionales, por lo que las instituciones educativas están obteniendo más recursos.

Tras la última reforma migratoria, donde se abrió la posibilidad de obtener la residencia permanente a quienes cursen programas académicos de al menos dos años, el estudio se convirtió en la puerta de llegada a Canadá para miles de migrantes.

Lo sucedido con el avión de Ukraine International Airlines en Irán, en el que murieron 57 ciudadanos canadienses, no solo fue lamentable por las pérdidas humanas sino también por el perfil académico y profesional de quienes fallecieron allí.

LOS CONTRASTES

  • Pedro AntunesEconomista jefe del Conference Board of Canada

    “La migración ayuda a aumentar la fuerza de laboral del país. Si no fuera por la migración hoy estaríamos viviendo una caída en el número de trabajadores”.

La historia de buena parte de ellos, quienes en su mayoría eran iraníes nacionalizados canadienses, es fiel reflejo de ese modelo migratorio basado en fomentar que quienes lleguen al país realicen estudios que contribuyan a su formación profesional y aporten valor a la economía.

Entre las víctimas estaban al menos seis estudiantes de la Universidad de Toronto, dos más de la Universidad de Guelph y otros dos candidatos a PhD de la Universidad de Waterloo.

El aumento de la población basado en la migración está teniendo un efecto positivo en lo económico. Al tiempo que las estadísticas dan cuenta del mayor incremento en el número de residentes en este país, la última medición hecha por The World Economic Table reveló que Canadá se consolidó como la décima economía más importante del mundo.

Al término de 2019 esta sumó US$1,7 trillones. “Los países que son exitosos atrayendo migrantes calificados tienden a crecer más rápido que los demás”, concluyó el informe.

Pero el impacto de la migración no para allí. El mayor tamaño de la economía he venido acompañado de mejores salarios para quienes trabajan en este país.

Una reciente medición hecha por el Centro de Estudios de Estándares de Vida, una organización no gubernamental basada en Ottawa, reveló que el ingreso promedio de un trabajador canadienses se ubicó en US$59.438 al año, mientras que el de los estadounidenses fue de US$58.849. Más allá de esta diferencia de US$589, que bien podría desvanecerse fácilmente al tomar en cuenta el aumento en los costos de la vivienda en ciudades como Toronto, donde el valor promedio de una casa se duplicó en la última década al pasar de US$304.200 en 2009 a US$629.527 en 2019, otros factores han llevado a concluir que el sueño americano se mudó a Canadá.

El discurso asumido por el presidente Donald Trump frente a la migración parece estar contribuyendo. Mientras al final de 2015, durante la presidencia de Barack Obama, Estados Unidos recibió un millón de migrantes, a Canadá solo llegaron 170.000.

Cuatro años más tarde las cifras muestran una realidad muy distinta. Para 2019 el número de nuevos residentes en Estados Unidos bajó a 595.000, mientras que en Canadá aumentó a 436.000. Esto hace prever que en 2020 Canadá pueda superar por primera vez a Estados Unidos en número de migrantes

“La migración juega un rol muy grande en la economía. Esta ayuda a aumentar la fuerza de laboral del país. Si no fuera por la migración hoy estaríamos viviendo una caída en el número de trabajadores en Canadá”, aseguró Pedro Antunes, Economista principal del Conference Board of Canada.

A estos factores se suma la calidad de vida, un aspecto clave a la hora de elegir el nuevo puerto de llegada. Según el último informe del Global Liveability Index, realizado por la revista The Economist, tres ciudades canadienses (Calgary, Vancouver y Toronto) hacen parte de los 10 mejores lugares para vivir.

En contraste, ninguna ciudad de los Estados Unidos fue incluida en dicho escalafón, lo que refuerza la versión de quienes afirman que Canadá ofrece hoy la nueva versión del sueño americano, incluso a los miembros de la realeza británica que se buscan rehacer su vida lejos del Palacio de Buckingham.