Con las tiendas cerradas y unas ventas online muy reducidas, la crisis sanitaria podría reducir el tamaño de esta industria en 25%

Diario Expansión - Madrid

Con un 2,8% del PIB nacional y un 4,1% del empleo, el sector de la moda vive sus horas más bajas estas últimas semanas con motivo de la crisis del coronavirus. Con las tiendas cerradas en toda España y unas ventas online muy reducidas, se calcula que el impacto de la pandemia pone en riesgo un tercio del empleo y hace prever una caída de las ventas del 40%.

Según los datos recogidos por el Informe sobre el sector de la moda en España. Análisis del impacto de la crisis del Covid-19, desarollado por EY y Boston Consulting Group, la crisis podría reducir el tamaño de esta industria en 25%.

El cierre temporal de los establecimientos por el estado de alarma podría volverse estructural una vez superada la pandemia con la posibilidad cada vez más próxima de que desaparezcan empresas. Según recoge el informe, la actual estructura de costes de los comercios de moda no es viable y si este sector ya cerró 2019 con un descenso del 20% en su volumen de ingresos, la crisis derivada del virus Covid-19 puede agravar esta situación, con un retroceso para este año de entre 35% y 40% en los ingresos.

El sector advierte de un problema de liquidez debido a que las empresas tienen que seguir haciendo frente a costes operativos como salarios de los empleados (entre 13% y 20% de la facturación), el pago de los alquileres (entre 15% y 20% de la facturación), la parte del inventario que ya ha sido adquirida (10% de la facturación) y otros gastos operativos, incluyendo impuestos o cuota de autónomos en su caso. Estos costes representan en total más de 50% de la facturación.

Manifiesto sectorial dirigio al Gobierno

En esa línea, las principales patronales del sector (Acotex, Anged, Moda España y Asepri) ha elaborado un manifiesto con propuestas dirigido al Gobierno, considerando que se trata de un sector estratégico y que ha contribuido al al desarrollo de otros sectores económicos clave (como la logística y el transporte) y a la internacionalización de la economía española.

Las propuestas dirigidas al ministerio de Asuntos Economices y Transformación Digital y al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo son las siguientes:

1.En materia de arrendamiento de locales comerciales: fijación de un marco normativo que asegure jurídicamente los pactos a los que lleguen arrendadores y arrendatarios, con efectos desde el inicio del estado de alarma y al menos hasta los seis meses siguientes a su terminación. El marco normativo deberá dar cabida a la condonación de rentas y la renegociación bilateral de los contratos. En una situación de cierre completo de los establecimientos, los comercios no tienen capacidad para afrontar sus gastos corrientes.

2.Aclaración expresa de que el compromiso de mantenimiento del empleo aplicable a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) en curso decae cuando concurran causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

3. Confirmación de la posibilidad de tramitar un nuevo ERTE una vez finalizado el que ya se hubiera solicitado por Covid-19,.

4. Flexibilización del procedimiento que debe seguir el empleador para solicitar del personal contratado tareas distintas de las fijadas en el convenio laboral.

5. Adopción inmediata de un conjunto de medidas fiscales para el aplazamiento, suspensión de exacción, flexibilización de requisitos y establecimiento de determinados beneficios fiscales relativos, en esencia, al Impuesto sobre Sociedades, al IVA y al IRPF, proponiéndose para su debate previo la creación de una mesa de trabajo que incluya a representantes de la Administración pública.