Las existencias de crudo y gasolina de EE.UU se habrían reducido la semana pasada, mientras los inventarios de destilados aumentaron

Reuters

El petróleo se fortalecía el martes ante previsiones de analistas de que las nuevas medidas para la contención del coronavirus tendrán un impacto sólo limitado en la demanda de combustible, revirtiendo en parte la fuerte caída que sufrieron los precios en la víspera.

A las 0937 GMT, el Brent subía 56 centavos, o un 1,4%, a US$42,00 el barril.

El West Texas Intermediate (WTI) para octubre, que vence el martes, sumaba 32 centavos, o 0,8%, a US$39,63 el barril. El contrato más activo de noviembre avanzaba 56 centavos, o 1,4%, a US$40,10 por barril.

Los mercados estaban ansiosos por la demanda de combustible en países como Gran Bretaña, donde el gobierno instruirá a las personas a volver a trabajar desde casa e impondrá nuevas restricciones a los pubs, bares y restaurantes.

"Como cualquier nueva restricción probablemente estará más localizada; la recuperación de la demanda de petróleo debería continuar, aunque a un ritmo más lento", dijo el analista de petróleo de UBS Giovanni Staunovo.

El alivio del bloqueo petrolero en Libia presionó al mercado el lunes, pero analistas esperaban que el mercado se mantuviera mal abastecido ya que es poco probable que las exportaciones libias alcanzaran rápidamente los niveles vistos antes del conflicto.

Los operadores esperan para más tarde en la sesión las cifras del Instituto Estadounidense del Petróleo (API) sobre los inventarios de petróleo del país.

Las existencias de crudo y gasolina de Estados Unidos se habrían reducido la semana pasada, mientras que los inventarios de destilados, incluido el diésel, aumentaron, según un sondeo preliminar de Reuters.