El Reino Unido dejó la UE en enero y el acceso total al mercado único según los acuerdos de transición expira el 31 de diciembre

Reuters

Una salida completa del Reino Unido de la Unión Europea podría ser turbulenta para los inversores, ya que los bancos crearán nuevos centros en el bloque, pero hay pocas amenazas a la estabilidad financiera en general, dijo el Banco de Inglaterra el jueves.

El Reino Unido dejó la UE en enero y el acceso total al mercado único según los acuerdos de transición expira el 31 de diciembre, aunque debe decidirse aún la mayoría de las disposiciones futuras sobre los servicios financieros.

El Comité de Política Financiera del Banco de Inglaterra dijo que la mayoría de los riesgos a la estabilidad que podrían surgir por la disrupción de los negocios transfronterizos después de diciembre ha sido mitigada ya.

“Podría surgir alguna volatilidad en el mercado y disrupción en los servicios financieros, sobre todo a clientes con sede en la UE”, dijo el comité.

Bancos y aseguradoras que usaban Londres como puerta de entrada a la UE han establecido nuevos centros o han ampliado los existentes en el bloque.

“Las instituciones financieras siguen haciendo preparativos y comprometiéndose con sus clientes para minimizar cualquier disrupción y es importante que sigan haciéndolo”, señaló el comité.

Las aseguradoras en Reino Unido han reestructurado sus negocios para atender la gran mayoría de sus 60.000 millones de libras esterlinas en obligaciones con la UE, agregó.

“El número de clientes que está operando activamente en las nuevas entidades es materialmente menor. Por tanto, persisten algunos riesgos operativos, como que muchos clientes intenten migrar a las entidades de la UE en un corto periodo de tiempo”, afirmó el comité. Un aluvión de cambios de activos y personal a nuevos centros en la UE podría “amplificar la volatilidad del mercado”, agregó.