El más reciente informe de la Celag resalta la rentabilidad de la región y cómo supera las cifras de países más desarrollados como Estados Unidos

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

La región latinoamericana ha logrado destacarse por varios factores en el panorama mundial, pero uno muy importante es la rentabilidad de su banca, hecho que confirma el último reporte del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag).

Según el análisis de la entidad, América Latina cuenta con el segundo sector financiero más rentable del mundo, con África en el primer lugar, y duplica o hasta sextuplica las cifras de los países de Europa o Asia.

En el trienio de 2015 a 2018 la región obtuvo un rendimiento de 2,1%, Asia 1,4%, Australia 1,2%, Europa 0,9%; Canadá y Estado Unidos 0,7% y África en la delantera con 2,6%. Cifra que alcanzó América Latina durante 2019.

Frente a los países de la región, las cifras de rendimientos sobre activos (ROA) para 2019 arrojaron un orden en el que Argentina se ubicó en primer lugar con 5,9%, seguido de Perú (2,9%); Uruguay (2,8%); Brasil (2,6%); Paraguay (2,4%); México ( 2,3%); Ecuador (2,1%); Colombia (1,8%); Bolivia (1,6%) y Chile con 1,2% en último lugar. (Ver gráfico)

Si se resta la aportación de Argentina, el promedio de la región quedaría en 2,2%, y solo 40% de los países latinoamericanos estarían por debajo, lo que demuestra panoramas similares.

Ahora bien, la cifra argentina llama la atención al sobrepasar a los demás países del grupo. Frente a esto Guillermo Oglietti, subdirector de la Celag Argentina, y corealizador del informe le tiene una explicación. Para el experto, la excepcional cifra de 5,9% se debe a que el mercado financiero argentino está obteniendo muchas ganancias al ser altamente concentrado y monopólico .

“El sector financiero no asume riesgos prestándole a sectores que son riesgosos como el sector productivo, y, en cambio, destina una gran parte de sus activos a actividades especulativas con títulos de valores, moneda extrajera y con bonos del Gobierno y esa es la principal fuente de su rentabilidad”, puntualizó.

El experto señala que la orientación que los bancos están dándole a los créditos puede ser uno de los errores de los otros países de la región, que no les ha permitido subir sus cifras a la par con Argentina.

“Básicamente se dedican a prestarle al Estado, a los consumidores, con los cuales tienen mucha renta generada por el margen de intereses y las comisiones que cobran; le prestan a las grandes empresas con las que no tienen grandes riesgos y le prestan a cualquier emprendimiento productivo, de mediano o pequeño tamaño”, añadió.

Así, mientras en Brasil y Argentina la mayor parte de sus beneficios vienen del mercado especulativo, el resto de países le apuestan a la rentabilidad al margen de interés.

LOS CONTRASTES

  • Sergio OlarteEconomista principal Scotiabank Colpatria

    “El sistema financiero latinoamericano en su generalidad es rentable y sostenible. Cuenta con la reglamentación y las buenas prácticas para tener mayores ingresos”

  • Guillermo OgliettiSubdirector Ejecutivo Celag Argentina

    “Los intereses deben ser lo suficientemente altos como para generar el ahorro y lo suficientemente bajos para que ese ahorro se canalice a la producción”.

Frente a la rentabilidad sobre el patrimonio neto (ROE), que indica las ganancias de los dueños de los bancos en los países analizados, el informe señala un promedio de 23,3% durante el año 2019.

En este rubro , Brasil y Argentina se ubican en los primeros lugares de la rentabilidad con 28,9% y 44% respectivamente. Colombia y Chile están en último lugar con 16% y 16,2%.

En cuanto a las mejoras que deben tener los países de la región, Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, afirmó que se debe velar por la profundización financiera, así como en una mejora en los productos y la accesibilidad de las personas, es decir, la bancarización con la que los bancos han trabajado últimamente.

“Lo anterior mejora la sostenibilidad y la rentabilidad del sistema financiero, siempre bajo una regulación que asegure tener esos supervisores bancarios en el mercado”, añadió Olarte.

El experto también señaló, que en el caso específico de Colombia, seguramente logrará recuperarse de la crisis generada por la pandemia, así como lo hizo durante 2008 y 2016.

“La característica del sistema financiero colombiano no es solamente mantener una rentabilidad sino presentar una sostenibilidad que genere esos ingresos a largo plazo”, añadió.

El informe reitera la importancia de que la banca se convierta en un sector visible dentro de los países de América Latina, a fin de entender su contribución al desarrollo regional.

La industria Fintech le apunta a la bancarización en toda la región

Cerca de 45% de los latinoamericanos no están vinculados a una entidad bancaria, con lo que se convierten en el público objetivo de las fintech. Como resultado de la coyuntura actual, el comercio electrónico y las industrias relacionadas están tomando fuerza en el mercado. Según deVere Group, la pandemia habría incrementado 72% el uso de aplicaciones fintech. Entre los beneficios de la industria se encuentra la simplificación de los trámites, el crecimiento de vinculación de usuarios y la innovación en los pagos.