RIPE:
EL ECONOMISTA

El Gobierno de Argentina retiró la candidatura de Gustavo Beliz a la presidencia del BID y con lo que Mauricio Claver-Carone podría tomar el puesto

El Economista - Ciudad de México

El Gobierno de Argentina retiró la noche del jueves 10 de septiembre la candidatura de Gustavo Beliz a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y con ello dejó el camino libre a Mauricio Claver Carone para convertirse en el primer líder no latinoamericano de la multilateral.

En un comunicado, emitido a las 20:00 horas, tiempo de México, la Casa Rosada de Argentina aseguró que la celebración de la votación de mañana, 12 de septiembre, “profundizará la división en la región”.

Instó a los países miembros del BID a abstenerse de la votación en la Asamblea Extraordinaria de Gobernadores donde se elegirá al próximo presidente del Banco, tal como lo hará el representante de Argentina.

Funcionarios de organismos multilaterales consultados por El Economista, explican que ya no hay forma de desplazar el proceso para después de las elecciones de Estados Unidos.

El comunicado de Argentina dice claramente que se presentarán a la Asamblea, con lo que su presencia, como la de México, dará el quorum que validará la elección.

Doble mayoría
El BID es uno de los pocos organismos internacionales donde las reglas internas facilitan la operación y liderazgo del multilateralismo, tal como lo plantea un análisis del Think Tank Brookings, titulado El Líder que necesita Banco Mundial.

“El BID tiene un sistema de doble mayoría donde el candidato ganador debe contar con un respaldo de al menos 15 de los 28 países miembros de la región, y el de la mayoría según el capital y acciones que tiene de la organización”, dice el análisis de Homi Kharas y Eswar Prasad, de Brookings.

Esta segunda mayoría es la que supone un quorum del 75% de los miembros en el momento de la votación.

Desde hace mucho, el candidato estadounidense cuenta con el apoyo de 17 países miembros que le otorgan más del 54% del voto. Todavía al iniciar septiembre quedaban tres candidatos, a la presidencia del BID: el estadounidense Mauricio Claver Carone y dos latinoamericanos, la expresidenta de Costa Rica Laura Chinchilla y el argentino Gustavo Beliz. Ambos renunciaron a la nominación por no contar con los votos suficientes.

El peso de la ausencia
Como sucede en todos los organismos internacionales, la mano alzada de los miembros no tiene el mismo peso. En el BID, el voto de Estados Unidos pesa 30%; el de México tiene un ponderador de 7.29%; Brasil de 11.35% y el de Argentina, de 11.34 por ciento.

La renuncia a última hora del candidato argentino, se puede entender porque no contaba con los votos suficientes para darle batalla al estadounidense.

Los funcionarios consultados del BID explicaron que solo México había validado su apoyo al aspirante argentino y con él, apenas sumaba 18.63% del voto. “No logró captar más votos y seguir hasta el final, habría sido ridículo”, consignaron los expertos.

A diferencia de otros procesos de selección en organismos internacionales, el candidato de Argentina no tuvo un road show en la región.

La única vía para evitar que se termine con 61 años de liderazgo latinoamericano en el BID, sería que no se presenten los miembros para evitar la doble mayoría. Toda la semana hubo versiones no confirmadas de forma oficial, de que México sí participaría de la votación, y con ello, validaría la elección del candidato estadounidense.

Intereses detrás de apoyo a EU
El triunfo del candidato estadounidense a la presidencia del BID es casi un hecho y romperá por primera vez, un acuerdo multilateral generado después de la Segunda Guerra Mundial, explicó el profesor e investigador de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana, Gabriel Pérez del Peral.

Tras la fundación del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco Mundial y la del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se acordó que Europa lideraría al FMI, Estados Unidos al Banco Mundial y Latinoamérica al BID. “Se trató de un compromiso que desde entonces, hace más de 70 años, había legitimado precisamente el liderazgo de Estados Unidos”, aseveró.

Al violentar los acuerdos, está alimentando la desconfianza, el espíritu anti Estados Unidos en la región, y perdiendo su liderazgo, resaltó. Porque queda claro que son los presidentes de cada país quienes le apoyan por algún u otro interés, resaltó.

Y quizá, la renuncia de Argentina a mantener la candidatura, también tiene que ver con el apoyo que requiere de Estados Unidos para la reestructura de su deuda en el Fondo Monetario Internacional (FMI); el incondicional de Colombia por los asuntos consistentes que tienen en común y en Brasil, porque también requiere el apoyo estadounidense para ingresar a la Ocde, resaltó.

A menos de 24 horas de las elecciones del BID, es casi un hecho que el próximo presidente del BID, será el estadounidense Mauricio Claver Carone, abogado de formación, asesor de seguridad para América Latina en la Casa Blanca y ex funcionario del BID.

Lea la nota completa aquí.