El acuerdo de reestructuración de deuda extranjera ayudaría al país a salir de una cesación de pagos y aliviar la economía en recesión

Reuters

El Gobierno argentino presentó el lunes su oferta revisada de reestructuración de bonos a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés) y confirmó que los acreedores tienen hasta el 28 de agosto para aprobar el acuerdo.

La administración del presidente Alberto Fernández ya había publicado la propuesta en el Boletín Oficial el domingo, después de que un decreto presidencial aprobó el sábado por la noche una segunda ronda de enmiendas a la oferta inicial que Argentina hizo en abril, avanzando en sus esfuerzos por alcanzar un acuerdo.

Argentina y sus principales grupos de acreedores alcanzaron un acuerdo en principio el 4 de agosto para reestructurar unos US$65.000 millones en bonos soberanos después de extensas negociaciones.

El Ministerio de Economía argentino informó el lunes en un comunicado que revisó los términos y condiciones de la oferta para establecer que las fechas de pago de capital e interés sobre los nuevos bonos serán el 9 de enero y el 9 de julio en lugar del 4 de marzo y el 4 de septiembre de cada año pertinente.

El país "alienta a todos los inversores a considerar los términos y condiciones revisados de su invitación y unirse a la República para crear un camino sustentable para la recuperación de la economía de Argentina", indicó el comunicado.

Acotó que el anuncio de resultados será el 31 de agosto o lo antes posible de allí en adelante, y la fecha de ejecución, la fecha de entrada en vigencia y la fecha de liquidación continuará siendo el 4 de septiembre venidero o lo antes posible a partir de ese momento.

"Tras un compromiso constructivo y exitoso con el Gobierno argentino para llegar a un acuerdo para la reestructuración de la deuda pendiente de Argentina, el Grupo Ad Hoc de tenedores de bonos argentinos y el Grupo Exchange de tenedores de bonos confirmamos nuestro apoyo a la oferta", indicaron ambas agrupaciones de bonistas en un comunicado al que tuvo acceso Reuters.

"Como inversionistas a largo plazo en Argentina, nuestro objetivo siempre ha sido lograr una reestructuración consensuada que ofrezca la mejor oportunidad para que el país forje un camino sostenible hacia un futuro económico más fuerte y un crecimiento inclusivo en el mundo post-covid", agregó.

El acuerdo de reestructuración de deuda extranjera ayudaría al país sudamericano a salir de una cesación de pagos y a aliviar una economía en recesión por más de dos años, agravada por la pandemia del coronavirus.

Expectativa y reclamo

Superado el canje, con la pandemia de covid-19 controlada y las negociaciones con el FMI encausadas, los analistas esperan que Argentina encuentre el rumbo de crecimiento.

"Sin ningún tipo de programa económico, y en una coyuntura muy complicada tanto en el plano fiscal como monetario, el mercado financiero reclama señales que ayuden a mejorar las expectativas a futuro", dijo en un último reporte Lucas Yatche, analista de Portfolio Personal Inversiones (PPI).

Entre los acreedores que aceptaron la propuesta se destacan el Grupo Ad Hoc, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo de tenedores de bonos Exchange, trío que se había asociado para oponerse a una oferta anterior del Gobierno, lo que provocó un estancamiento en las negociaciones y amenazó la posibilidad de un eventual acuerdo.

Argentina postergó el plazo para adhesión a la propuesta al 28 de agosto a las 17:00 hora de Nueva York, desde la fecha prevista anteriormente del 24 de agosto, para dar a los acreedores una ventana de 10 días después de la presentación formal a la SEC.

El Gobierno sudamericano dijo el sábado por la noche que la propuesta reflejaba los términos financieros del acuerdo del 4 de agosto y el diálogo con los acreedores, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos internacionales sobre elementos legales.

Luego de esto, Argentina iniciará un diálogo con el FMI para obtener un nuevo programa que reemplace el firmado por el Gobierno anterior hace dos años.

Argentina, uno de los principales productores mundiales de alimentos, cayó en su novena cesación de pagos en mayo y se encamina a una contracción económica cercana a 12% con una inflación de 40% en 2020, en medio de la pandemia del coronavirus, que hasta el lunes por la mañana registraba un total de 294.569 casos, con 5.750 muertos.

Por otra parte, Buenos Aires, la provincia más rica y poblada de Argentina, extendió el lunes el plazo para su propia reestructuración de deuda por US$7.000 millones hasta el 11 de septiembre, informó el gobierno local en un comunicado.