El diálogo con el Fondo Monetario Internacional “avanza en la dirección correcta”, dijo el secretario del Tesoro de Estados Unidos

Diario Financiero

Luego de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) reconociera la semana pasada que la deuda argentina es insostenible, el mercado se prepara para un escenario negativo, con un aumento del riesgo país y de la probabilidad de una cesación de pagos. El riesgo país, que mide JP Morgan, avanzó 20 unidades, a 2.078 puntos, mientras que la posibilidad de que el país enfrente un default subió a 94%, según la probabilidad implícita de los seguros contra default (CDS) argentinos.

El mercado argentino está cerrado lunes y martes por "feriados de carnaval", pero la actividad en el extranjero sí reflejó las señales de desconfianza, agravadas por la expansión del coronavirus en Italia.

Las acciones de empresas argentinas que operan en el exterior (ADRs) llegaron a caer más de 7% en el inicio de la jornada, para luego estabilizarse en torno a un descenso de 5%. Entre los papeles más afectados destacaban los de YPF (-5,16%), Banco Macro (-4,35%) y Tenaris (-4,87%).

Apoyo en el G20
Los inversionistas están nerviosos a pesar de que Argentina logró apoyo en su proceso de reestructuración en la reunión del fin de semana de los ministros de Finanzas de las 20 economías más grandes del mundo (G20) en Riad.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, celebró las conversaciones del país con el Fondo, tras reunirse con el ministro de Economía argentino, Martín Guzmán.

"Hay muchos problemas que aún deben abordarse", dijo Mnuchin en una entrevista con Reuters. "Las conversaciones que mantienen con el FMI son preliminares, pero avanzan en la dirección correcta".

Guzmán, en una publicación en Twitter, usó la palabra "productiva" para describir la reunión con Mnuchin.

Los funcionarios del Fondo informaron a los ministros de Finanzas y banqueros centrales del G20 sobre la situación en Argentina.

El sábado, tras reunirse con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva en la misma cumbre, Guzmán dijo que Argentina acordó comenzar consultas con el organismo -al que le debe US$ 44 mil millones- que podrían derivar en un nuevo programa con el Fondo.

El miércoles el FMI anunció que la deuda pública de Argentina no era sostenible, por lo que sus acreedores privados deben hacer una "contribución apreciable", un fuerte gesto de apoyo político al gobierno del peronista Alberto Fernández.

Buenos Aires, que ha incumplido sus obligaciones de deuda ocho veces, se enfrenta a duras negociaciones con los acreedores y el FMI para reestructurar cerca de US$ 100 mil millones en deuda que el gobierno argentino dice que no puede pagar a menos que pueda revivir el crecimiento.