El mandatario argentino respondió preguntas sobre temas diversos y evaluó cómo ha sido su gira oficial por Europa

El Cronista

Alberto Fernández pidió "tiempo para reconstruir la economía" de cara al pago de la deuda , se definió como un "europeísta convencido" y aseguró que la vicepresidenta Cristina Kirchner "no toma ninguna decisión en su gobierno, pero que él la consulta mucho".

El Presidente realizó estas declaraciones en una entrevista con el diario francés Le Monde, publicada este sábado, en la que además habló del aborto y de su relación con el papa Francisco.

Fernández respondió preguntas sobre temas diversos y evaluó su gira oficial por Europa en la que, según afirmó, alcanzó los "objetivos" que se había planteado.

"El primer objetivo era regresar nuevamente a Europa. Siempre fui un europeísta convencido. Una gran parte de nuestra población proviene de Europa y tenemos con ella lazos históricos, culturales, pero también económicos. Durante mucho tiempo hemos mirado para otro lado", afirmó.

Y añadió: "El segundo objetivo era encontrar colaboración para la renegociación de la deuda externa. Mi mensaje es que voy a pagar la deuda, pero dénme tiempo para reconstruir la economía. Y recibí un apoyo masivo de mis interlocutores".

Al ser consultado por el matutino francés sobre la "legitimidad" de la deuda, que alcanza al 91% del PBI, según datos de Le Monde, Fernández esbozó que "puede ser cuestionable por no haber contado con aval del Congreso". Pero aclaró: "No podemos cuestionar la legitimidad de la autoridad que contrajo esa deuda. Hay que hacerle frente".

El rol de Cristina Kirchner
Por otra parte, al ser interrogado sobre el rol la ex presidenta en el actual gobierno, Fernández fue claro: "Ella no toma ninguna decisión, pero yo la consulto mucho. Ella fue presidenta durante 8 años, es de una inteligencia singular y no quiero privarme de su experiencia".

El aborto y el Papa
Le Monde también lo consultó sobre el anuncio de un nuevo proyecto para legalizar el aborto y la reacción del papa Francisco, ante lo cual Fernández señaló: "El Papa conoce mi posición desde hace mucho tiempo".

"Soy católico, pero hay que separar el aborto de la esfera religiosa. Yo no tomo una medida contra la Iglesia sino en favor de los derechos de las mujeres y de la salud pública", agregó.

Venezuela
Respecto de Venezuela, Fernández aseguró que está "muy preocupado por la
situación humanitaria" y señaló que en el país caribeño "hay un gobierno que ha tomado decisiones arbitrarias, que ha puesto en peligro el estado de derecho y hay una crisis de convivencia democrática".

El jefe de Estado aclaró que no está a favor de una "intervención externa" aunque "nada de lo que se ha intentado hasta ahora ha servido", al tiempo que dijo sentirse "satisfecho de haber constatado que el presidente (Emmanuel) Macron está de acuerdo" con que "son los venezolanos los que deben decidir su futuro".