Países desarrollados empezaron a mover sus fichas por la vacuna: EE.UU. invirtió US$1.950 para asegurar millones de dosis

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

En el sector farmacéutico son varias las empresas que están trabajando en vacunas y tratamientos contra el covid-19. La disputa por ser la primera empresa que muestre resultados se acelera con la expansión del virus. Al mismo tiempo, también aumenta la inversión de los países ricos para conseguir la cura, lo que deja a la deriva las naciones con menores ingresos.

Según el Financial Times, "el mosaico resultante de acuerdos ha planteado grandes preguntas sobre el acceso mundial a las vacunas y ha provocado disputas sobre los precios, la seguridad del suministro y la responsabilidad por posibles efectos secundarios".

Por el lado positivo, que los países inviertan en el desarrollo de la vacuna agiliza el proceso y la fabricación mundial, sin embargo, en el lado negativo se vuelve una competencia en la que puede haber fallas de suministros.

"Los acuerdos alcanzaron un amplio alcance en la naturaleza. Incluyen compromisos para comprar cantidades específicas de dosis, acuerdos de licencia de producción y la adquisición de participaciones directas en los fabricantes", señaló el Financial Times.

Ya los países desarrollados empezaron a mover sus fichas para asegurar la vacuna. Reino Unido acordó comprar 60 millones de dosis de Valneva de Francia y el gobierno de EE.UU. y Pfizer alcanzaron un acuerdo de US$ 1.950 millones para producir 100 millones de dosis.

"Mientras tanto, AstraZeneca, con sede en el Reino Unido, ha anunciado acuerdos para suministrar a Gran Bretaña, una alianza de cuatro países de Europa continental, Estados Unidos, Brasil y naciones de bajos ingresos", reportó el medio.