China es el mercado de gas natural licuado (GNL) con el crecimiento más rápido del mundo

Bloomberg

Un nuevo acuerdo de suministro de gas entre Estados Unidos y China, que se espera forme parte de un acuerdo comercial más amplio, lleva en proceso desde antes del inicio de la guerra comercial y fue puesto en espera cuando estallaron las tensiones, según personas con conocimiento del asunto.

Un acuerdo entre Cheniere Energy Inc. y Sinopec de China, cuyo valor se espera sea de US$18.000 millones, ha sido citado como una nueva concesión que China haría para ayudar a terminar la disputa de ocho meses. Pero los dos habían estado en conversaciones durante aproximadamente un año solo para ver que todo progreso se detenía cuando la administración Trump intensificó los conflictos comerciales en agosto, según las personas, quienes pidieron no ser identificadas ya que la información es privada. Sinopec y Cheniere declinaron hacer comentarios.

China es el mercado de gas natural licuado (GNL) con el crecimiento más rápido del mundo, pero los proveedores en Estados Unidos., que está a punto de convertirse en uno de los mayores exportadores, ha visto cómo sus esfuerzos por cortejar a los compradores chinos se ven bloqueados debido a la disputa comercial.

Las dos naciones están ahora cerca de un acuerdo comercial que podría levantar la mayoría o todos los aranceles estadounidenses sobre los productos chinos, siempre y cuando Pekín cumpla un rango de compromisos, entre ellos la compra de más productos estadounidenses.

Razones comerciales
Sinopec, oficialmente conocido como China Petrochemical Corp., está buscando un acuerdo con Cheniere por razones comerciales y para asegurar una fuente de GNL a largo plazo, no para tranquilizar a la administración Trump, dijo una de las personas. Las compañías han discutido un acuerdo que podría oscilar entre aproximadamente 1 millón y 2 millones de toneladas por año por un período de 20 a 30 años, dijeron las personas.

El martes, Ma Yongsheng, presidente de la unidad principal de Sinopec, dijo que la compañía se preparará para comprar GNL de Estados Unidos tan pronto como el gobierno chino lo ordene, reportó Reuters, citando una entrevista en Pekín.

En febrero de 2018, antes de que se intensificaran las tensiones comerciales, Cheniere firmó un pacto de suministro con PetroChina International Co., una unidad de la estatal china National Petroleum Corp., por 1,2 millones de toneladas anuales durante 25 años.

Un acuerdo comercial también podría incitar a China a reducir algunos aranceles. En septiembre, impuso represalias de 10 por ciento sobre las importaciones de GNL de Estados Unidos.