La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Rubén López - rlopez@larepublica.com.co

En un momento en el que la banca española estaba pasando por una mala época debido a la crisis que afecta al sistema financiero en ese país, Bbva puso en marcha una estrategia de desinversiones en sus activos de Latinoamérica, lo que tiempo después pareció ser una buena jugada y está ayudando al grupo a mantener buenas cifras.

En un momento en el que la banca española estaba pasando por una mala época debido a la crisis que afecta al sistema financiero en ese país, Bbva puso en marcha una estrategia de desinversiones en sus activos de Latinoamérica, lo que tiempo después pareció ser una buena jugada y está ayudando al grupo a mantener buenas cifras.

Según el reporte que realizó la entidad a nivel global, en lo que va de año registró un crecimiento acumulado en todas sus operaciones de US$3.819 millones, lo que se traduce en un incremento de 90,8%. Mientras que en América Latina concretamente, el avance fue de US$473 millones, lo que supone alrededor del 30% del total de los resultados.

Estas cuentas, que en el primer semestre estuvieron impulsadas por la venta de activos no estratégicos de la entidad. De acuerdo con Bbva, fueron un total de US$2.252 millones lo que se ingresó por la venta de los fondos de pensiones de Perú, Colombia y México, así como el negocio de seguros de vida en España.

Concretamente, la entidad española vendió en Colombia el Bbva Horizonte a Grupo Aval por la cifra de US$541,3 millones. Por otro lado, se desligó de su negocio de pensiones en México por US$1.772,1 millones y en Perú por US$515,9 millones. Una lista a la que ya ahora hay que sumarle los US$490 millones que se embolsa por Bbva Panamá, operación que como afirmaron los directivos de la entidad, había captado un gran interés en el mercado.

Cabe recordar que en esto ganó también la organización de Luis Carlos Sarmiento, quien se quedó con dos de las joyas de los españoles en la región. Con esto el grupo financiero colombiano espera aumentar sus utilidades como empresa multilatina y en Colombia como fondo.

Ángel Cano, consejero delegado de Bbva, afirmó que para la entidad, América del Sur es una región estratégica. “Actualmente contribuye ya casi con un 30% del beneficio y es claramente un área de crecimiento para el Grupo, además, destacar que nuestro modelo de negocio nos está permitiendo obtener unos excelentes resultados en esta región”.

Con esto, Cano aseguró que las desinversiones es lo que le han devuelto al grupo la capacidad para crecer. “No teníamos oportunidades de crecimiento y aspirar a ser líderes, por lo que con este dinero, lo que hacemos es invertirlo en la región porque sigue siendo una de las área clave y prioritaria del grupo”.

Desde el punto de vista teórico, la estrategia del banco es la correcta para mejorar sus cuentas. Tal como afirmó Gonzalo Palau, profesor de economía de la Universidad del Rosario, Bbva está revisando su portafolio de inversiones para hacer un redimensionamiento de su operación y así, concentrarse en el negocio financiero.

De igual forma, de acuerdo con José Manuel Restrepo, rector del Cesa, lo que está haciendo Bbva es financiar las pérdidas que están teniendo en Europa. “Estos bancos tienen la necesidad de cubrir las pérdidas financieras que puedan tener ya que no afectar su patrimonio es indispensable para su operación”.

A pesar de esto, los planes del grupo para Latinoamérica siguen siendo ambiciosos. De acuerdo con Cano, seguirán su estrategia de inversión. De esta forma, las cifras parecen darle la razón a Bbva sobre su estrategia, ya que además de mantenerse como el grupo financiero que está en más países de la región, registró un buen incremento de sus utilidades.

Desinversiones en Telefónica serían el último recurso
No hay que olvidar que Bbva tiene inversiones en Telefónica, unos activos que según los expertos serían lo último de lo que se desprenderían. Tal como dijo Gonzalo Palau, “esa es la joya de la corona del banco y por eso, no se esperaría que se desprenda de esa inversión a no ser que sea el último recurso”. Además de este, está el punto de su política de no repartir dividendos, algo que para el experto, se mantendrá al menos en los dos próximos ejercicios.

Gonzalo Palau
Profesor de economía - Universidad del Rosario

“Estas ventas se explican por la complicada situación de los bancos en España, lo que les obliga a vender otros activos para centrar su operación”.