Itaú BBA destacó la confianza inversionista que despierta Colombia y aseguró que es una Nación fiscalmente responsable

Juan Sebastian Amaya

En entrevista con LR, el jefe de renta fija para América Latina de Itaú BBA, Ricardo Navarro, aseguró que Colombia es uno de los mejores países para invertir en la región y resaltó que la compañía estaría dispuesta a participar en otra emisión de deuda del Gobierno, similar a la que lideró en estructuración y colocación por US$2.500 millones el mes pasado.

¿Qué fortalezas tiene la economía colombiana?
El inversionista percibe a Colombia como un país fiscalmente responsable que, a pesar de las dificultades sociales, políticas y económicas del pasado, nunca ha dejado de cumplir con sus obligaciones crediticias. En Colombia se percibe una gran fortaleza institucional superior a la de la mayoría de los países de la región, y un gran ímpetu como Nación de salir adelante en los momentos más difíciles.

Se percibe en la economía mucho dinamismo, resiliencia, emprendimiento y capacidad de ajuste. La diversidad, la descentralización y el desarrollo de la economía de servicios de valor agregado han permitido mitigar la dependencia en la exportación de materias primas.

¿Por qué decidieron participar en la emisión de deuda?
Debido al impacto fiscal de las medidas tomadas para combatir el covid-19 hemos visto un incremento significativo en las necesidades financieras de todos los gobiernos de la región.

El equipo de Itaú recientemente asesoró a Uruguay, Paraguay, Chile y Brasil en transacciones similares, y pusimos al servicio de Colombia esa misma plataforma y las experiencias recientes de estos países. Colombia tenía diferentes alternativas de recursos más eficientes, lo que le permitió esperar a que las condiciones de mercado siguieran mejorando y así aprovechar una ventana de mercado más atractiva.

Para Itaú, era un honor tener la oportunidad de asesorar y acompañar a Colombia en el proceso de asegurar los recursos necesarios para combatir la pandemia.

¿Participarían en más?
Sin lugar a dudas. La plataforma de Itaú está permanentemente al servicio de la República de Colombia, y esto no solo se restringe a emisiones de deuda pública, sino a toda la gama de servicios que el Grupo Itaú tiene a disposición de sus clientes.

Nuestro equipo de mercado de capitales está en permanente contacto con el equipo de la Dirección de Crédito Público entregando información sobre la evolución de los mercados de capitales internacionales.

¿Qué servicios ofrecen?
La plataforma de Banca de Inversión ofrece tres servicios. Primero: Fusiones y Adquisiciones (M&A). Hemos asesorado empresas en procesos de venta, procesos de compra, o de fusión, a través de todas las industrias y en todas las regiones.

Segundo: Debt Capital Markets (DCM), hemos estructurado y colocado transacciones en los mercados internacionales para la mayoría de los gobiernos de la región. También hemos asesorado a GeoPark, Empresas Públicas de Medellín (EPM), Frontera Energy y ETB.

Tercero: Equity Capital Markets (ECM), nuestra plataforma es líder en Latinoamérica en la emisión de acciones para empresas de la región.

¿Cómo afectó la coyuntura la participación de sus clientes en las bolsas? ¿Ya se ven recuperaciones?
El mercado de emisiones de bonos para emisores corporativos se desaceleró luego de un enero y febrero que marcaron hitos históricos en monto de emisiones y evidenciaron gran nivel de liquidez disponible para todo tipo de emisores latinoamericanos. Durante marzo y abril, el impacto global de la pandemia en los mercados globales causó que los inversionistas se retractaran de los mercados emergentes, con lo que vimos un deterioro marcado en los niveles de precio de bonos y acciones en toda la región.

Una consecuencia de la aversión a riesgo de este periodo fue la caída en las tasas de rendimiento de los bonos de la Tesorería Americana, la que absorbió mucha de la liquidez global. Por ejemplo, la tasa de Tesorería Americana a 10 años se comprimió de 1,91% al inicio del año a 0,58% en marzo, reflejando no solo la gran demanda por instrumentos de inversión de alta calidad o bajo riesgo dada la volatilidad en los mercados globales, sino también evidenciando una ola masiva de estímulo monetario que desataron los bancos centrales de los mercados desarrollados en reacción a esa volatilidad.

Creemos que es cuestión de tiempo a que gradualmente veamos esta liquidez disponible para emisores privados, ya que la expectativa es que el estímulo monetario va a seguir manteniendo las tasas de referencia a niveles históricamente bajos, lo que debe hacer que la alternativa de mercados de capitales siga siendo una alternativa atractiva para emisores de todo tipo.

¿Qué significa que se hayan sobredemandado los bonos y si habría espacio para más colocaciones por parte del Gobierno colombiano?
Demuestra la confianza de los inversionistas sobre el historial crediticio impecable de la República. Demuestra el inmenso valor intrínseco en los títulos valores y la capacidad de repago en el futuro, demarcado por políticas fiscales y monetarias serias y consistentes. Demuestra que si en el futuro se requiere acudir una vez más a los mercados externos, los inversionistas estarán acompañando esas emisiones. Además, demuestra que a pesar de las dificultades actuales, el mercado reconoce que la resiliencia de la economía colombiana y su capacidad de adaptarse a las circunstancias.

¿En cuántas emisiones participan en promedio al mes y de cuánto es el monto en promedio?
En lo que respecta solo a emisiones globales, durante el año 2020 hemos colocado más de US$18.500 millones distribuidos en 16 emisiones de bonos para clientes en Latinoamérica. Cada transacción durante 2020 ha sido en promedio por US$1.150 millones

¿Qué perspectiva tienen para los mercados emergentes?
Somos optimistas que las condiciones se van a seguir normalizando gradualmente para los emisores de mercados emergentes. Sin embargo, los mercados emergentes van a tener una dependencia a la capacidad de recuperación rápida de los mercados desarrollados.

Las noticias positivas son que en Europa y Estados Unidos se han puesto las herramientas necesarias con políticas fiscales y monetarias anticíclicas que deben permitir contrarrestar en gran medida los efectos del covid-19. En mercados emergentes siempre y cuando se mantenga contenida la pandemia, la perspectiva es de recuperación gradual.

Quizás la gran incertidumbre que el mercado está tratando de digerir es cuál es el impacto de la pandemia en los precios de commodities en el largo plazo, ya que esto sin duda tiene implicaciones fiscales y en la cuenta corriente de los países en la región. Por otro lado, también se espera mayor ruido político en mercados emergentes, particularmente en Asia, a medida que entramos en el calendario electoral de Estados Unidos.