El ejecutivo hizo el anuncio a la junta directa hoy, con el propósito de disfrutar de su jubilación a partir del mes de abril de 2020

Adriana Carolina Leal Acosta

Con una sentida y extensa carta dirigida a los miembros de la junta directiva del Grupo Sura, su presidente, David Bojanini García, formalizó hoy la renuncia a su cargo. Según lo explicó la compañía en un comunicado publicado en la Superfinanciera, el motivo de su salida es para disfrutar de su jubilación a partir de abril de 2020. Así mismo, se explicó que Bojanini se dedicará a sus proyectos personales.

"He tomado la decisión de retirarme de la Presidencia de la Compañía, a partir del próximo 31 de marzo, para hacer uso de mi jubilación e iniciar una nueva etapa donde el propósito principal será continuar con mi plan de vida, junto a mis seres queridos,  quienes siempre me han acompañado y apoyado en este camino. De una manera diferente, y manteniendo mi espíritu emprendedor, continuaré trabajando con optimismo por mi país", explica una parte de la carta escrita por Bojanini.

El Grupo Sura explicó que, según los planes de sucesión establecidos para la alta gerencia de la compañía, la junta directiva solicitó a su comité de nombramientos y retribuciones iniciar un proceso de evaluación de posibles candidatos al cargo "teniendo en cuenta el perfil y las competencias requeridas para continuar liderando el desarrollo sostenible del Grupo Sura".

Esta es la carta entregada por Bojanini

En 1980 era un joven recién egresado de la universidad y lleno de sueños. El 3 de febrero de ese año cumplí el primero de ellos: entrar a trabajar a Suramericana de Seguros. Este era el inicio de un plan que tenía bien trazado: permanecer en la compañía algunos años, ahorrar e irme a estudiar, más adelante, a la Universidad de Michigan para ser actuario. Para mi grata sorpresa, mis planes coincidían perfectamente con los de Suramericana, que en ese momento buscaba candidatos para estudiar actuaría, precisamente en la misma institución.

Así las cosas, un año después estaba en la Universidad de Michigan, cumpliendo otro sueño, con el apoyo de la Compañía. Una experiencia que muchos otros jóvenes han podido disfrutar a lo largo de la historia del Grupo SURA, gracias a una organización que cree profundamente en el talento humano.

Regresé de realizar mis estudios, con éxito, y en 1984 tuve el honor y la gran responsabilidad de ser nombrado Gerente de Actuaría de Suramericana de Seguros. En este cargo pude adquirir un amplio conocimiento del sector asegurador y participar en el desarrollo y la renovación de diversos productos, tales como títulos de capitalización, seguros de vida y de salud, entre otros.

En junio de 1991, a raíz de la expedición de la Ley 50 de 1990, que dio origen a los fondos de cesantías, el entonces presidente de Suramericana, Nicanor Restrepo, me encargó el proyecto de crear a Protección S.A., como administradora de fondos de pensiones y cesantías. Después de 15 años de haber sido su Presidente, puedo decir que este fue uno de los desafíos más apasionantes de mi carrera. Es, sin duda, una experiencia inigualable el haber tenido la oportunidad de liderar el nacimiento, crecimiento y consolidación de una empresa que, desde sus inicios, tenía el reto de acercar a los colombianos a una nueva cultura del ahorro previsional y de la protección social. Las cesantías, las pensiones y la salud constituyen las bases de este sistema cuyo propósito debe ser, precisamente, proteger a las personas en momentos o etapas de la vida en que somos vulnerables, al ver diezmada nuestra capacidad laboral, por diversas causas.

Este fue el sentido que nos inspiró en Protección y sigue siendo la filosofía de las compañías de nuestro Grupo que participan en este ámbito, tan sensible socialmente, en América Latina. Hoy Protección continúa siendo una empresa líder en su sector, pero sobre todo, una empresa consciente de la trascendencia de su gestión para el bienestar de las personas y comprometida con la evolución y el fortalecimiento constante de nuestro sistema de protección social.

Finalmente, en octubre de 2006, tuve el honor de ser nombrado Presidente del Grupo SURA, cargo que he ocupado durante los últimos 13 años. Hoy, al cumplir cuatro décadas de servicio en las empresas que están ligadas a este Grupo, puedo hacer un balance muy positivo, especialmente por la manera como esta Organización ha marcado mi formación personal y profesional. Aquí he encontrado valores que considero esenciales y que he aprendido de grandes líderes, genuinos representantes de una cultura definida por la ética empresarial, el gobierno corporativo, la sostenibilidad, la coherencia, el sentido humano y la sensibilidad social. Esto se ha expresado además en prácticas responsables que, en muchos casos, se han anticipado de manera visionaria a los retos del mundo actual.

En esta ruta, he tenido la fortuna de estar siempre acompañado de equipos talentosos, con los que hemos alcanzamos grandes logros y superado arduos desafíos. Particularmente, en los últimos años ha sido fascinante el haber podido liderar la transformación de esta Organización, que pasó de ser una exitosa empresa colombiana, a ubicarse como una de las más reconocidas multilatinas del momento en la industria financiera de la región. Grupo SURA, con sus compañías de servicios financieros, está presente hoy en 11 países, con lo cual el 42% de sus ingresos provienen actualmente de territorios diferentes a Colombia.

De esta forma, y con el compromiso de cerca de 60 mil empleados, se extiende una filosofía empresarial en un continente que ahora, más que nunca, necesita del compromiso de la empresa privada con un desarrollo equitativo y sostenible.

Hoy, con la satisfacción del deber cumplido, y recogiendo los logros y aprendizajes a lo largo de mi vida laboral, he tomado la decisión de retirarme de la Presidencia de la Compañía, a partir del próximo 31 de marzo, para hacer uso de mi jubilación e iniciar una nueva etapa donde el propósito principal será continuar con mi plan de vida, junto a mis seres queridos, quienes siempre me han acompañado y apoyado en este camino. De una manera diferente, y manteniendo mi espíritu emprendedor, continuaré trabajando con optimismo por mi país.

Quiero expresar mi especial sentimiento de gratitud a Grupo SURA, a su Junta Directiva, a esos líderes que fueron mis mentores, a cada uno de los colaboradores en América Latina que le dan vida a esta Organización, y a todas las personas que de diversas maneras me han acompañado, engrandeciendo mi espíritu. Ha sido un verdadero privilegio el que me hayan permitido ser parte de estas maravillosas empresas y haber tenido esta experiencia de vida que me permite hoy ser un mejor ser humano. ¡GRACIAS!

Ha sido además un honor para mí, el haber podido participar, como parte del ejercicio de liderazgo empresarial, en asuntos trascendentales para el país y la región, que van mucho más allá de la gestión de los negocios y de los resultados financieros: la educación, la competitividad, el desarrollo rural, la paz, la integración regional, el emprendimiento y la cultura, entre otros, son temas que me apasionan y a los que he podido aportar, con desinterés y compromiso, a través de diversas entidades y centros de pensamiento. Espacios que me han permitido reiterar mi convicción sobre el papel determinante que tiene la empresa privada como motor de la prosperidad y el desarrollo social.

Sé que quienes continúan liderando y siendo parte del equipo de Grupo SURA, son conscientes de los grandes retos que aún están por delante. Estoy seguro de su compromiso para continuar la construcción y el cumplimiento de nuestro propósito principal: crear bienestar y desarrollo sostenible para las personas, las organizaciones y la sociedad. Los invito a seguir avanzando en esta tarea, actuando siempre con los mayores estándares éticos y humanos, para dejar un mundo mejor a las generaciones venideras.

Con mi gratitud y afecto sincero,
DAVID BOJANINI GARCÍA
Presidente