Usar de manera correcta la prima es una de las habilidades que deben tener los empleados a la hora de manejar sus finanzas

Contenido patrocinado

Junio no solo es el mes característico de las vacaciones escolares y la temporada de “verano” en Colombia, sino que también tiene su encanto por ser el mes en el que la mayoría de los trabajadores formales reciben la prima de mitad de año.

La prima es una prestación social que le corresponde al trabajador por los servicios prestados a la empresa y que se paga en dos cuotas al año, una en junio y otra en diciembre. La fórmula para liquidar el costo de la prima consiste en multiplicar los días laborales desde la fecha de inicio del contrato, incluidos días no hábiles, por el valor de su salario mensual base.

El producto de esta operación se debe dividir por 360, que es la cantidad de días del año comercial, y el resultado será el pago de la primera cuota de la prima que debe recibirse antes del 30 de junio, fecha límite para el pago.

Si tenemos en cuenta a un trabajador que gane el salario mínimo establecido, cerca de 53,7% de la población cotizante de acuerdo con Asofondos, el resultado será una prima de $414.058 si ha trabajado los 180 días corridos del año hasta el final de junio. Para aquellos que reciben dos salarios mínimos (28,2% de la población) la prima será de $828.116.

Es importante que sepa manejar este ingreso extra que llega a su cuenta, pues corre el riesgo de que se le convierta en plata de bolsillo y termine gastando el dinero en cosas innecesarias cuando podría invertirlo. Según analistas financieros, un ejercicio fácil y práctico es hacer de cuenta que ese dinero no entró a su bolsillo, así lo puede ahorrar; sin embargo, otros sugieren que se destine como parte de inversión o pago de deudas, si es que las tiene.

El sector financiero tiene varias opciones para ello, una de estas es el Certificado de Depósito a Término o CDAT que ofrece una entidad como Financiera Progressa. Sus tasas de rentabilidad varían entre el 3,7% y 7,25% efectivo anual, dependiendo del plazo y monto seleccionado. El rendimiento que se recibe por este producto financiero es superior a la mayoría de cuentas de ahorros o ahorros programados, sin olvidar que el 4x1000 es asumido por Financiera Progressa al momento del retiro.

“Esta inversión está protegida por el Seguro de Depósitos Fogacoop y Financiera Progressa es vigilada por la Superintendencia de Economía Solidaria, lo cual garantiza que el dinero invertido siempre estará seguro”, informó Progressa.

Pero esta no es la única opción, también hay instrumentos financieros como los fondos de inversión colectiva o, si usted lo desea, también puede usar su prima para abonar a capital en deudas que tenga con anterioridad.

Uno de los aspectos que resaltan los especialistas es que, antes de tomar la decisión de invertir la prima, evalúe las ventajas que tiene cada entidad financiera, pues de esto depende que se cumplan las expectativas que tenga. Por ejemplo, si usted optó por abrir un CDAT en Progressa y pertenecer a esta cooperativa, inmediatamente accede a una serie de beneficios representados en descuentos hasta de 70% en productos y servicios, convertirse en dueño de la misma, cobertura de una póliza exequial 100% gratuita para asociado y familia, kit escolar anual, convenios de bienestar, entre otros; y con la tranquilidad de que la inversión realizada no sufrirá de cobros ocultos como cuotas de manejo, seguros, etc.

Recuerde que lo importante es que la prima no se le convierta en plata de bolsillo, sino que sea un capital útil para sus finanzas, así cumplirá sus metas de ahorro y de inversión.