Los inversionistas mantienen cautela ante 850 nuevas muertes por la pandemia en EE.UU. Además, los precios del petróleo bajan

Juan Sebastian Amaya

Este viernes, el dólar registró un precio promedio de negociación de $3.758,15, lo que representó un alza de $11,69 frente a la Tasa Representativa del Mercado (TRM), que se ubica para hoy en $3.746,46.

La divisa abrió la jornada con un precio de $3.755, mientras que el precio mínimo llegó a $3.737 y el máximo fue de $3.782,95. El monto negociado fue de US$1.017 millones en 1.618 transacciones.

Las acciones globales recortan pérdidas este viernes, mientras que los precios del petróleo revierten el curso y suben, a medida que se mitiga el temor a nuevos cierres de las economías para combatir la propagación de la pandemia.

Sin embargo, el crudo va en camino a cerrar con pérdidas por primera vez en siete semanas, ante el alza de los nuevos casos de covid-19 en Estados Unidos (que superó los dos millones de contagios y registró 850 muertes en un día), que agravan la perspectiva de una segunda ola que podría impactar la demanda.

El Brent, referencia para el mercado colombiano, pierde 0,39%, a US$38,40 el barril. El West Texas Intermediate (WTI) baja 1,60% a US$35,76 por barril. Ambos contratos cerraron el jueves con descensos cercanos a 8%.

Los dos referenciales cerrarían las cinco sesiones al viernes con pérdidas semanales de más de 8%, su primera caída tras seis semanas de avance en el que se recuperaron de sus mínimos de abril.

En Europa, el índice Stoxx 600 corta una racha de cuatro jornadas de pérdidas y suma 1%. Los indicadores DAX de Fráncfort, CAC40 de París y el Ftse de Londres cotizan con alzas, y el último de ellos ignora un dato que mostró que la economía británica se contrajo a un ritmo récord en abril.

Tras recuperar algunas bajas sufridas por la madrugada, el índice Msci de acciones globales desciende 0,2%, extendiendo una serie de cuatro días con retrocesos. El referencial Msci de acciones del Asia Pacífico cae 0,9%.

Finalmente, los precios del oro suben porque el miedo a un resurgimiento de los contagios y el sombrío panorama económico que presentó la Reserva Federal elevan la demanda por lingotes, conduciendo al metal a su mayor subida semanal desde comienzos de abril.

El oro al contado gana un 0,3% a US$1.732,91 la onza. En lo que va de semana, el referencial ha saltado cerca de 2,8%, en el que podría ser su mayor subida desde la semana del 10 de abril.