Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co

Y es que el grupo de los 14 mayores exportadores de crudo del mundo acordó la semana pasada reducir levemente su producción a entre 32,5 y 33,0 millones de barriles por día (bpd), por primera vez desde 2008, cuestión que ratificarán en su próxima reunión prevista para el 30 de noviembre en Viena.

Así las cosas, según información recogida por Bloomberg, mientras el precio del referencial europeo Brent cerró ayer operaciones en US$50,81, lo que representa un incremento de 3,56 % respecto a la sesión anterior  el estadounidense WTI se valorizó 1,20% al concluir en US$48,81 el barril.

Todo ello, luego de los rumores sobre la posible cooperación de Irán y Venezuela para promover el consenso entre los diversos miembros del cartel y poder cumplir así con el acuerdo de congelamiento que pretende estabilizar unos precios que están mermados desde mediados de 2014.

“Irán y Venezuela comparten posiciones comunes y coordinadas en los asuntos regionales e internacionales, en especial en cuanto a la Opep, y esto es la clave y el secreto de nuestro éxito”, indicó a medios locales Nicolás Maduro, presidente del país petrolero.

Por su parte, la agencia estatal iraní de noticias Irna, sostuvo que su homólogo persa, Hasan Rohani, conversó telefónicamente con él y opinó que todos los países del grupo deberían ayudar al comité de expertos a tomar decisiones para subir los precios del crudo.

Es más, argumentó que deberían negociar también con el resto de países exportadores que no pertenecer al cartel. De acuerdo con Omár Suárez, analista de Alianza Valores,  el posible acuerdo de la Opep para reducir el superávit global ha generado valorizaciones importantes en ambos referenciales y, sobre todo, ha jugado un papel determinante en los activos financieros globales, por ejemplo, en Colombia con las acciones de Ecopetrol o Canacol, que han empezado a repuntar.

“Hasta la siguiente cita del cartel se podrían generar presiones alcistas en los precios internacionales del crudo que no llegarían a subir de los US$60. Aparte de ese preacuerdo, se irán generando diferentes expectativas para ver si pueden llegar a poner un límite máximo a la producción o de lo contrario la reducen”, opinó el experto