A pesar de la volatilidad en los mercados de capitales, los inversionistas de los FIC solo disminuyeron 0,43% a principios de marzo

Heidy Monterrosa Blanco - hmonterrosa@larepublica.com.co

Desde que se conoció del brote de Covid-19 en China, los mercados han experimentado una alta volatilidad. Con la propagación del virus a otros países y las medidas que han tenido que implementar los gobiernos para que no aumente rápidamente el número de infectados, estas fuertes variaciones en los mercados se han incrementado, particularmente desde que inició marzo.

En el caso de Colombia, en la primera semana del mes no solo se conoció del primer caso de Covid-19 en el país, sino que a los pocos días, el 9 de marzo, ocurrió el ‘lunes negro’, que fue como se le nombró a una de las jornadas con mayores caídas en las Bolsas de Valores del mercado global.

Ese día cayeron las acciones, los precios del petróleo y la tasa de cambio llegó a máximos históricos.

Por estas turbulencias en el mercado, LVA Índices, Asobolsa y Asofiduciarias realizaron un informe sobre cómo fue el comportamiento de los activos administrados y de los inversionistas de la industria de los fondos de inversión colectiva (FIC) categorizados.

Para ello se compararon los activos bajo administración y el número de inversionistas del 29 de febrero con los del 19 de marzo. En estas cerca de tres semanas, los recursos administrados en los FIC disminuyeron 31,88%, es decir que cayeron $30,40 billones, pues pasaron de $95,42 billones a $65,01 billones.

Al revisar por categorías, los fondos inmobiliarios fueron los únicos que registraron una variación positiva (0,42%) durante este periodo, pues pasaron de administrar $3,57 billones a $3,58 billones.

Alejandro Martínez, country manager de LVA Índices, señaló que el incremento en estos fondos podría atribuirse a que por su naturaleza hacen rondas de levantamiento de capital que demoran en normalizarse y legalizarse.

“Por los altos montos que se levantan, tardan en reflejarse. Es muy probable que el incremento sea de acuerdos logrados antes de que se diera la coyuntura”, explicó.

Por el contrario, los fondos en los que se presentaron mayores disminuciones fueron en los accionarios, que cayeron 38,26% y pasaron de administrar $749.489,74 millones a $462.747,93 millones. La reducción fue de $286.741,82 millones.

Los fondos bursátiles y otros fondos tuvieron una variación porcentual similar, ya que los primeros cayeron 37,72% estos 19 días, mientras que los segundos disminuyeron 37,16%.

Los activos administrados en fondos bursátiles pasaron de $7,4 billones a $4,61 billones, y los de otros fondos bajaron de $15,78 billones a $9,92 billones.

En términos de disminuciones en valores absolutos, los fondos de renta fueron los que cayeron más, pues la reducción fue de $21,39 billones. Cabe mencionar, sin embargo, que la mayoría de los activos bajo administración de los FIC se encuentran en esta categoría, así como la mayoría de la oferta.

A pesar de la volatilidad y de la disminución en los activos administrados, en el informe se encontró que el número de inversionistas no se redujo considerablemente, pues salieron 7.987 (-0,43%).

Según sus conclusiones, esto demostraría que los inversionistas han sido prudentes ante la turbulencia de los mercados y que confían en los administradores de los fondos, así como en la recuperación de sus inversiones.

Jaime Humberto López, presidente de Asobolsa, destacó que aunque hay una gran incertidumbre sobre la economía, una vez se supere la pandemia habrá una recuperación.

“Sacar la plata en este momento es liquidar o materializar las pérdidas. En cambio si se deja la plata en los fondos, en el largo plazo se volverán a ver las rentabilidades que se venían manejando”, expresó.

Para el superintendente financiero, Jorge Castaño Gutiérrez, ante escenarios de pánico, cada persona tendrá que evaluar si puede dejar sus recursos más tiempo en el mercado de capitales o si los necesita en el corto plazo.

“Lo mejor es que la gente tenga serenidad a la hora de identificar sus decisiones de inversión y que sean conscientes. Cuando la persona ya no está dentro del fondo, tiene una pérdida contable, porque, su valor de unidad, la que ayer valía $10, a día de hoy vale $9. Se materializa esa perdida, mientras que si la persona se queda, puede que contablemente suba o disminuya”, resaltó.

Al analizar el número de accionistas por los fondos categorizados para las fechas de corte del estudio, se encontró que de todos los fondos salieron inversionistas, menos de los inmobiliarios y de los de renta fija. De hecho, en los primeros el aumento fue de 1,38%, mientras que en los segundos fueron de 0,12%.

LOS CONTRASTES

  • Jaime Humberto LópezPresidente de Asobolsa

    “El llamado es a la calma. No hay necesidad de angustiarse, porque esta situación va a pasar y en el país se han tomado las medidas necesarias y correspondientes”.

  • Alejandro MartínezCountry Manager LVA Índices

    “Los fondos accionarios tienen mayor volatilidad que los de renta fija. Por la coyuntura, los inversionistas preferirían los segundos, pues son menos riesgosos”.

En el caso de los fondos inmobiliarios, estos pasaron de tener 4.069 inversionistas a tener 4.125. Esto quiere decir que llegaron 56 inversionistas.

“Cuando hay nervios, los inversionistas tienden a preferir los activos inmobiliarios, pues estos siempre se recuperan”, explicó López.

En cuanto a los fondos de renta fija, a finales de febrero contaban con 1.656.316 inversionistas y 19 días después tenían 1.658.222, 1.906 más.

“Los fondos de renta fija son más conservadores y su riesgo es relativamente bajo porque son más estables y tienen menos volatilidad que los de acciones”, señaló Martínez.

Ante la coyuntura, López también destacó que más inversionistas pudieron haber preferido llevar su capital a fondos de renta fija porque están a la vista, es decir que si quieren retirar su capital, este se le entrega casi que de inmediato y no hay pacto de permanencia.

En cuanto a los fondos que tuvieron una mayor variación negativa en el número de sus inversionistas, en los que disminuyeron más fueron en otros fondos, que tuvieron una pérdida de 5,14% al pasar de 186.517 a 176.923 inversionistas.

Los fondos bursátiles también tuvieron una reducción de 3,25% de sus inversionistas, pues finalizaron febrero con 1.291 y el 19 de marzo contaban con 1.249 inversionistas.

Por otra parte, según los activos administrados por comisionista o fiduciaria, en estos 19 días los activos que tuvieron una mayor variación negativa fueron los administrados por Bbva Fiduciaria. Estos pasaron de $5,71 billones a $2,96 billones, es decir, que se redujeron en 48,16%.

Los activos de la administradora que tuvieron menor variación negativa en este lapso fueron los de Renta 4, que cayeron 5,72% al pasar de $6.500,95 millones a $6.129,13 millones.

En estas cerca de tres semanas solo Fiducoomeva registró ganancias en sus activos bajo administración, pues pasaron de $199.289,64 millones a $204.084,75 millones.

El Colcap se recuperó la semana pasada
Tras varias semanas de pérdidas, la semana pasada el Colcap, el principal indicador de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), tuvo una recuperación de 24,26%. El martes, el índice cerró la jornada con 923,53 unidades, mientras que el viernes llegó a 1.147,54 puntos. Cabe mencionar, además, que el miércoles aumentó 13,28%, el segundo incremento diario de un índice más alto en la historia de la Bolsa Local. Solo es superado por el del 15 de julio de 2006, cuando el Igbc, que era el índice bursátil más representativo de la BVC y fue reemplazado por el Colcap, subió 15,82%.