En los micronegocios no hay cultura del ahorro. La principal razón que justifica esto tiene que ver con que el dinero no les alcanza

Carlos Rodriguez Salcedo - crodriguez@larepublica.com.co

Toda crisis necesita un colchón para soportarla, pero esto fue lo que les faltó a los micronegocios que se enfrentaron a la pandemia del covid-19. Así se puede evidenciar en las conclusiones del estudio que presentaron Freddy Castro, Daniela Londoño, Álvaro Parga y Camilo Peña, en el que a partir de la encuesta de micronegocios del Dane resaltaron que solo 25,1% de los encuestados ahorró durante el último año.

El panorama no cambia mucho si se diferencia entre las zonas rurales y urbanas. En el caso de las primeras, 79,4% aseguró que no lo hizo durante 2019, un porcentaje que se ubica para las cabeceras municipales en 72,9%. En síntesis, 74,9% de los micronegocios no ahorró el año pasado, previo a la crisis de 2020 en donde los ingresos fueron los más afectados.

La justificación es sencilla y es que el dinero no les alcanzó, así los explicó 96,9% de los encuestados que señalaron no haber ahorrado. “Los microempresarios cuentan con una cultura de ahorro baja y normalmente destinan estos recursos a factores ajenos a la actividad económica de la firma. Asimismo, en general, realizan sus ahorros por medios informales”, explicaron los autores.

Lo anterior se observa cuando 75,1% de los encuestados respondió que el dinero que ahorró lo utilizó para cubrir gastos personales del hogar, mientras que 35% lo hizo para cubrir los gastos del negocio (ver gráfico). Además, solo 20,1% ahorró por medio de instituciones financieras, mientras que 73,3% dejó el dinero guardado en su casa.

LOS CONTRASTES

  • Freddy CastroDirector de Banca de las Oportunidades

    “En general, los micronegocios no ahorran, solamente uno de cada cuatro de los micronegocios lo hace. Eso también va a ser un indicador para saber qué fue lo que pasó a propósito de la pandemia”.

“Esto es importante para resaltar. En general, los micronegocios no ahorran, solamente uno de cada cuatro de los micronegocios lo hace. Eso también va a ser un indicador para saber qué fue lo que pasó a propósito de la pandemia. Si usted no tiene ahorros y lo coge un temporal tan fuerte, va a tener problemas”, dijo Castro, director de Banca de las Oportunidades y coautor del estudio.

Tampoco se toman créditos
Otra de las conclusiones que expone el estudio es que tampoco hay una cultura del crédito en los micronegocios, pues casi la mitad (41,3%) considera que no es una herramienta necesaria para el funcionamiento de su actividad económica. Además, 32,5% aseguró que tenía temor o aversión a endeudarse.

La buena noticia es que quienes lo hacen, acuden a una institución financiera regulada, y solo 20% acude a los prestamistas informales. Castro advirtió, no obstante, que esta cifra puede ser mayor.

Vale resaltar que cuando solicitan un préstamo, 35,2% recibe una respuesta negativa por estar reportados en centrales riesgo, mientras que 31,1% no obtiene una aprobación por falta de garantías (fiador o aval).

Esto muestra una radiografía adicional a la que se vivió durante este año a causa de la pandemia, pues no solo hay baja demanda de crédito sino que también el riesgo aumentó y los desembolsos de este segmento no fueron ajenos a la realidad. En el segmento la tasa de interés está por arriba de 38%, la más alta desde 2002, y los desembolsos a octubre cayeron 24%. En los meses más duros de la pandemia, la caída fue de hasta 94%.

María Clara Hoyos, presidenta de Asomicrofinanzas, explicó que cuando llegó la pandemia “se vio un freno total, pues los microempresarios no querían crédito”. Además, el nivel de la tasa de interés compensa el riesgo que hay en la economía. No obstante, aseguró que las tasas podrían empezar una tendencia a la baja hacia el primer trimestre del otro año si se mantiene la reactivación.