La Comisión Tercera del Senado de la República realiza un debate sobre las medidas del sector financiero

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

El senador del Partido Conservador, David Barguil, aseguró en una sesión virtual de la Comisión Tercera del Senado de la República que la disminución que realizó el Banco de la República para la tasa de interés no se está viendo en las tasas de los créditos que ofrecen los bancos.

Según las cuentas que presentó el senador Barguil, siete de los principales bancos que representa 55% de todo el mercado subieron sus tasas en la semana analizada de abril. "La disminución del Emisor en la tasa de interés no se ve reflejada en los bancos", aseguró el Senador.

Barguil también aseguró que en el crédito de consumo en su mayoría subieron la tasa de interés y, en síntesis, aseguró que los bancos no bajaron las tasas de interés con excepción del Banco Agrario.

Al debate están citados el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, y el superintendente Financiero, Jorge Castaño. Además, están invitados los presidentes de Bancoldex, Javier Díaz; Banco Agrario, Francisco Mejía; Fondo Nacional de Garantías - FNG, Juan Carlos Durán; y el de Asobancaria, Santiago Castro.

En su exposición, Barguil también aseguró que las líneas de crédito de Bancoldex no están llegando a los sectores productivos y manifestó que parte de los recursos se han utilizado para la sustitución de cartera preexistente con establecimientos financieros. "Es decir, han sido destinados para la refinanciación de los pasivos que las empresas habían adquirido previamente con los establecimientos financieros".

La senadora del Centro Democrático, María del Rosario Guerra, se preguntó a quién realmente le están prestando el dinero y si los recursos se están orientando realmente a las grandes empresas y a los sectores que no son los que se buscaban priorizar con las medidas del Gobierno Nacional.

Sobre Bancoldex, la congresista manifestó que de la primera línea de $150.000 millones, la mitad del dinero se fue para las grandes empresas, mientras que las microempresas y las pequeñas empresas solo recibieron $2.300 millones y $24.000 millones, respectivamente.

Respecto a la segunda línea, añadió Guerra, de $250.000 millones, $72.000 millones se fueron para las grandes empresas. "Sumando las dos líneas claramente vemos que en la mitad de las líneas que sacó Bancoldex se fueron para grandes empresas". Además, dijo que 78% de los recursos de los $6,1 billones que dispuso Finagro se fueron para grandes productores del sector.

El senador Efraín Cepeda añadió que la sensación es que el crédito se ha desviado y no llega a protecer realmente el grueso del empleo, porque se va a los que no lo necesita. Cepeda citó a Acopi al asegurar que los bancos no le están respetando los plazos de gracia a las Pyme o que hay demora en las respuestas.

Cepeda le pidió a las autoridades inspección y vigilancia para que el sector financiero no se convierta en una "rueda suelta" durante la crisis generada por el Covid-19.

El viceministro Técnico de Hacienda, Juan Pablo Zárate, respondió que este es un momento en el que hay un choque de ingresos, pero es el momento más difícil para el otorgamiento de los créditos, ya que el riesgo aumenta. "Todo el sistema está en estrés, los agentes necesitan crédito, pero hay un riesgo significativo", dijo el funcionario.

Para ello, Zárate recordó que el Gobierno ha buscado dar todos los insumos para reducir ese riesgo, sumado a las medidas anunciadas por el Banco de la República. Para esto, hizo un recuento sobre las líneas del Fondo Nacional de Garantías y los subsidios que se han dado a esa oferta de crédito.

"La semana pasada se emitieron tres líneas nuevas del FNG que tienen ya fondeada un subsidio a la comisión de 75% y ya con eso tenemos todos los elementos para ver una recuperación y unos otorgamientos importantes de crédito", aseguró Zárate, quien dijo que estas líneas que se crearon por $12 billones irán para las Pyme.

El superintendente Financiero, Jorge Castaño, respondió que un parte de tranquilidad sobre las acciones que está adelantando el regulardor. Castaño dijo que la entidad está buscando velar por la estabilidad financiera, la continuidad en la prestación de servicios y de la supervisión.

"Tenemos los mecanismos y los colchones prudenciales que nos ayudarán a asumir no solo el riesgo que ya existe, sino el adicional que se derivará de todas las medidas que se adopten", dijo Castaño.

El Superintendente también destacó que 85% de los funcionarios del sistema financiero está en su casa y se ha logrado un plan de contingencia para que los colombianos puedan seguir haciendo uso de sus ahorros.

Castaño también recordó que los beneficios ya otorgados al 17 de abril han cubierto  a 5,24 millones de deudores por un saldo de cartera de $124,45 billones. Además, desde el 4 de abril al 10 de abril, se desembolsaron 3,02 millones de créditos por un monto de cartera de $4,37 billones.

El presidente de Asobancaria, Santiago Castro, respondió que el sector financiero no es dueño de casi 90% de los activos del sector, ya que quienes son los dueños son los ahorradores. "Tenemos que sacar el mito del 4x1.000, no es un impuesto para la banca y son los recursos para el Gobierno Nacional", dijo.

Castro aseguró que es probable que haya pérdidas este año y destacó que los dividendos se fueron a más de 140.000 accionistas. También, destacó que "en menos de un mes se ha refinanciado a 6,87 créditos a 5,2 millones de usuarios por $124 billones, 25% de toda la cartera del sistema financiero".

El presidente de Asobancaria le respondió al senador Barguil que comparó los intereses que no se debían comparar, que son dos semanas después de la pandemia, sino que se debe mirar el comportamiento de las tasas de ahora contra antes de la llegada del virus. Según las cuentas que presentó Castro, se han presentado reducciones en las tasas de interés de las tarjetas de crédito, microcrédito y vivienda.