En promedio los ingresos petroleros entre 2011 y 2018 correspondieron a 10% de los ingresos totales del GNC

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

Colombia deberá prepararse para un choque similar al que vivió después de 2014, de prolongarse el desplome en el petróleo tras la guerra abierta de precios y producción en la que entraron Rusia y Arabia Saudita, los dos mayores productores de crudo, solo debajo de Estados Unidos.

La contribución de las cuentas que deja el petróleo para la Nación son tal que, según el Marco Fiscal de Mediano Plazo de 2019, en promedio los ingresos petroleros entre 2011 y 2018 correspondieron a 10% de los ingresos totales del Gobierno Nacional Central (GNC).

Fedesarrollo, en un evento en el que se conmemoraron los 100 años de esta industria, calculó que, en promedio, la contribución a las exportaciones totales ha estado entre 33% y 55%; a la inversión extranjera ha sido entre 11,5% y 47,9%; mientras que a habido periodos en los que los ingresos al GNC han sido de 25%.

Según la Asociación Colombiana de Petróleo, entre 2000 y 2005 esta industria generó en promedio 181.027 empleos; entre 2006 y 2011 la cifra subió a 202.523; mientras que en 2012 y 2015 aumentó hasta 210.855 puestos de trabajo. Para 2016 y 2017, la cifra llegó a 186.842 empleos.

Adicionalmente, Fedesarrollo ha calculado que por cada peso de producción de hidrocarburos se generan demandas a otros sectores de la economía por un valor de $1,65.

El Ministerio de Minas y Energía ha destacado que 5% del PIB nacional es generado por el sector de hidrocarburos; 8% del presupuesto de regalías viene de este sector, que, además, ha aportado $153 billones en ingresos fiscales en los últimos ocho años.

El golpe de la caída en los precios de petróleo también se sentirán en los ingresos corrientes de la Nación, pues cerca de 12% viene de la renta petrolera.

Vale la pena recordar que, según el Plan Financiero de 2020, el Ministerio de Hacienda hacía cuentas para este año con un dólar en $3.320 y un Brent a US$60. Entre tanto, los supuestos macroeconómicos del Presupuesto General de este año, aprobado en 2019, mostraban que se esperaba un barril a US$67,5 y una tasa de cambio en $3.129.

En el caso de Ecopetrol, que este año le dejaría cerca de $6,5 billones al Estado en dividendos, también verá afectadas sus cuentas. Hay que recordar que en 2019 se estimaba que cada dólar adicional en el precio del petróleo representaba cerca de $350.000 millones en utilidades para la compañía Además, la compañía exporta 392.000 barriles por día de petróleo.

Se gana por la tasa de cambio
Aunque por los lados de la caída del petróleo se pierde, la tasa de cambio puede ser un aliciente para la economía. El año pasado, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, calculó que por cada $100 que suba el dólar por encima de $3.250, ingresaban $1 billón a la Nación

Estos recursos de más se deberían a que habría $720.000 millones por mayores ingresos asociados a impuestos de origen externo, $319.000 millones por los incrementos de los impuestos en el sector según las mayores utilidades que reporten las petroleras, $300.000 millones por dividendos de Ecopetrol, y $278.000 millones por concepto de pago de intereses en la deuda externa.