La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Rubén López - rlopez@larepublica.com.co

La tendencia del dólar estadounidense ha dado un giro en el cierre de 2012, frente a lo que ha venido ocurriendo en los últimos tres años, en los que se observó una divisa alcista con niveles en torno a los $2.000.

De acuerdo con las expectativas del Banco de La República, se espera un nivel de cierre de $1.819,98 y un mínimo de $1.750, un escenario que ofrecería oportunidades interesantes para las economías domésticas.

En estas fechas, la razón que predecía un movimiento a la baja solía ser un flujo con menores volúmenes de negociación, algo que no está ocurriendo éste año para los analistas.

Sin duda, uno de los aspectos principales que explica el comportamiento distinto para 2012 es el empeoramiento en la situación de las economías con la crisis, y la de EE.UU., en particular con la incertidumbre generada por la falta de acuerdo por el abismo fiscal.

En este sentido, Eduardo Bolaños, analista de Asesores en Valores, destacó que “se ha podido ver que las nuevas rondas de liquidez en EE.UU. y sobre todo el asunto con el ‘abismo fiscal’ es lo que está influyendo en el comportamiento del dólar. Aún así, el mercado está descontando que se va a llegar a un acuerdo, por lo que se verá una divisa más fuerte. De momento vemos una moneda débil a nivel global”.

Por su parte, Cristian Lancheros, analista de Acciones y Valores, aseguró que “hay una política monetaria más expansiva en la economía, con la FED implementando el QE3 de US$40.000 millones para la compra de bonos respaldados por hipotecas y del Tesoro, y se esperan compras de US$45.000 millones a partir de enero. Eso genera una expectativa de que presente excesos de liquidez”.

Pero no todas los acontecimientos llegan desde Norteamérica, sino que hay ciertos factores locales que tienen gran repercusión para que el dólar esté a la baja frente al peso.

Tal como explicó Luis Francisco Cubillos, director del programa de administración de empresas de la Universidad del Rosario, “este comportamiento ha sido motivado por las buenas condiciones generales de Colombia, reflejadas en un mejor desempeño de la economía, las expectativas de los procesos de paz, la seguridad jurídica, el nivel de confianza, la disminución de los niveles de riesgo país y las mejores condiciones internacionales en materia de derechos humanos. Todo esto ha aumentado las inversiones en dólares en Colombia”.

Con esto, y como agregó Cubillos, “la dinámica económica, han jalonado la tasa de cambio a la baja, por lo que hoy se puede conseguir un dólar más barato, especialmente en estos meses de fin de año, donde la tendencia había sido históricamente al alza”.

Igualmente, Lancheros habló sobre esta situación. “La IED y la inversión extranjera de portafolio ha crecido a lo largo del año. Esto nos sugiere que siguen entrando flujos de capitales y eso ha mantenido el dólar en mínimos de $1.794 y no más de $1.815”.

Otro aspecto a destacar es la repercusión de la reforma tributaria. Según el experto de Acciones y Valores, “se estableció una retención para inversionistas extranjeros del 14%, lo que generaba expectativa de más flujo de capitales, pero conocimos que al final se establecía en el 25%. A partir del anuncio vimos comportamientos al alza en el dólar”.

Beneficios para el consumidor
Todo este comportamiento ofrece atractivos, sobre todo en ésta época de fin de año, gracias a que un dólar más barato beneficia al consumidor en general.

Los que más pueden aprovechar son “quienes realicen compras en dólares, los costos serán más bajos en términos de menos pesos por dólar. Igualmente, los que hagan viajes de turismo al exterior, podrán aprovechar un dólar bajo para poder abaratar sus costos de pasajes, estadías, consumos y compras en el extranjero. También, quienes posean créditos en la divisa, bien sea en tarjetas de crédito o créditos normales; sus costos serán más bajos por el comportamiento del dólar a la baja. Además, para ahorros, el monto de la inversión traída a pesos será menor”, explicó Cubillos.

Por otra parte, para los que importan del exterior un dólar con tendencia a la baja les representa mejores condiciones financieras, puesto que deberán tomar menos pesos para comprar la misma cantidad de dólares. Para quienes exportan bienes y servicios, el efecto será contrario, pues con los mismos dólares recibirán una menor cantidad de pesos, lo que podrá afectar sus pagos en moneda local, al ser menor la cantidad de dinero.

En definitiva, los analistas consideran que los niveles son “muy atractivos”, pero que para realizar transacciones, no espere. Se espera una pequeña alza en el nivel para la próxima semana, por lo que recomiendan aplicar el “no deje para mañana lo que pueda hacer hoy”. En transacciones a medio plazo, es mejor mantenerse apalancado ya que para 2013, la tendencia seguirá bajista.

Divisa cerró en $1.796 en nueva jornada sin pacto
El dólar estadounidense acabó la jornada de ayer en la cota de $1.796, nivel por debajo de la barrera de los $1.800, lo que confirma la tendencia a la baja que ha experimentado la moneda en lo corrido de diciembre. A pesar de la reunión entre el gobierno de Obama y la oposicón republicana, no se ha llegado a ningún tipo de acuerdo, aunque se prevé que pronto se puedan acercar posturas. Al comienzo de la sesión, la divisa se movió en niveles de $1.797, y se mantuvo en un rango casi plano, llegando a un máximo de $1.798,9. Hacia el final del día se fue desinflando y perdió los $1.797.

Las opiniones

Luis Francisco Cubillos
Director programa de administración - U. Rosario

“Colombia presenta una tendencia a la baja del dólar frente al peso colombiano, motivada por el buen comportamiento de las condiciones generales del país”.

Cristian Lancheros
Analista de Acciones y Valores

“Estamos en niveles muy atractivos, por lo que es el momento de comprar tiquetes y planes turísticos y productos en dólares. Pero no esperar a la próxima semana”.