La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

La compañía, que cotiza bajo el índice Nasdaq registró una valorización de 6,23% subiendo US$35,12 y terminando con un precio en la jornada bursátil de este viernes de US$599,03.

En el análisis del diario Ripe aliado Expansión, la venta a empresas de servicios informáticos accesibles en Internet en un modo de pago por uso (cloud computing), se ha revelado como un nuevo filón de negocio para Amazon y Microsoft, las dos compañías que han tomado la delantera. Según los analistas, estos dos gigantes podrían alcanzar este año unos ingresos conjuntos en cloud de US$18.000 millones (16.300 millones de euros).

Los últimos resultados trimestrales de Amazon y Microsoft constatan el potencial de este negocio, una vez que las empresas comienzan a superar los temores relacionados con la fiabilidad y seguridad de esta fórmula de consumo de tecnología.

Amazon, pionera en la comercialización de infraestructura informática en la nube, sorprendió al mercado al presentar beneficios –US$79 millones- por segundo trimestre consecutivo gracias, en buena medida, a su negocio en la nube, Amazon Web Services (AWS).

Los ingresos de AWS, con un millón de clientes activos en 190 países y casi un 30% de cuota mundial, crecieron un 78% hasta US$2.090 millones, con un beneficio operativo de US$521 millones. Los servicios en la nube para empresas le reportan a Amazon tantos beneficios operativos como su negocio de comercio electrónico en Norteamérica.

Aunque el cloud computing genera sólo el 8% de los ingresos de Amazon, representa el 50% de sus beneficios operativos. Sin AWS, dicen los analistas, Amazon habría dado pérdidas en los dos últimos trimestres, algo habitual en la historia de la compañía.

AWS podría duplicar sus ingresos este año hasta el entorno de los US$10.000 millones. Muy a largo plazo el negocio en la nube podría incluso superar en tamaño a las actividades de comercio electrónico de Amazon.

El cloud computing se revela también como el motor de crecimiento que necesita Microsoft, en plena reconversión de su negocio desde el mundo del software para PC . Su plataforma de infraestructura informática cloud para empresas (Azure) más que ha duplicado los ingresos en el último trimestre y está en vías de alcanzar unos ingresos anuales de US$8.200 millones. Microsoft prevé que este negocio le genere US$20.000 millones de ingresos en 2020.

Amazon y Microsoft van un paso por delante en esta batalla de la informática en la nube para empresas, donde también compiten actores como IBM y Google.

El gigante de las búsquedas no desglosa las magnitudes de Google for Work, donde integra su negocio para empresas. Esta división es estratégica porque genera ingresos recurrentes que le permiten diversificar el negocio más allá de la publicidad. Google se ha centrado en la ofimática en la nube (Google Apps, competencia de Microsoft Office), pero quiere fortalecerse con una propuesta de cloud más ambiciosa.

LA BOLSA PREMIA LOS BUENOS RESULTADOS

La primera oleada de resultados trimestrales de las grandes tecnológicas estadounidenses reafirma que estas compañías viven una edad de oro del negocio que les ha llevado a una luna de miel con los inversores.

La presentación de los resultados el jueves a cierre de mercado de Google, Amazon y Microsoft ha sido recogida con fuertes revalorizaciones en Wall Street. Ayer a media sesión, Microsoft lideraba el rally alcista con una subida del 10%, mientras que las acciones de Google subían un 8,6% y las de Amazon un 7%. Google llegó a alcanzar los US$500.000 millones de capitalización, convirtiéndose así en la segunda compañía -tras Apple, que vale US$676.000 millones- capaz de superar esta barrera. Por primera vez en la historia, en 2015 se han situado tres empresas de tecnología -Apple, Google y Microsoft- como las más valiosas del mundo, por encima de la petrolera Exxon Mobile y la financiera Berkshire Hathaway. Estos titanes tecnológicos suman una capitalización de US$1,6 billones, una cifra superior al Producto Interno Bruto (PIB) español.

Amazon, por su parte, logró este año un hito bursátil al convertirse en la décima empresa más valiosa de Estados Unidos, tras superar a JP Morgan. Este año, sus acciones se han revalorizado un 95%, mientras que las de Google han subido un 35% y las de Microsoft un 14%.