Una de las recomendaciones es que se pueden compartir cuentas de gastos

Johana Lorduy - jmunoz@larepublica.com.co

Cuando se habla de vivir en pareja hay muchos factores que juegan un valor importante en la convivencia, pues más allá de negociar tiempos, espacios y organizar los quehaceres, las finanzas son clave.

De acuerdo con un estudio de Northwestern Mutual y The Knot, 82% de las parejas comprometidas o recién casadas dicen que se sienten más cerca cuando están de acuerdo en torno a temas económicos. Por ese motivo, y con la intención de que la relación siga a flote, es clave preguntarse: ¿quién debe aportar más en la casa?, ¿cómo se deben dividir los gastos? y sí es recomendable ser “abierto financieramente”.

Juan Camilo González, director de Planeación Financiera & Founder, aconseja que lo primero que se debe hacer con su pareja es hablar sobre dinero y armar un “set de creencias” que permitan trabajar en una visión conjunta de las finanzas.

Cómo segundo punto es fundamental evaluar periódicamente las finanzas del hogar, “tener una cita financiera”. Es decir, sentarse a la mesa con lápiz y papel en una actitud positiva y amena para dialogar sobre gastos, para tomar las mejores decisiones en familia.

“Hacer de esto un momento agradable y una oportunidad para revisar dónde estamos, qué hemos logrado, qué vale la pena corregir, qué es lo más importante para cada uno y para la pareja, para dónde vamos y cómo lograrlo”, dijo González.

Para Andrés Moreno, experto en finanzas, el tercer paso es establecer un presupuesto y conocer de cerca cómo y cuándo se deben pagar los gastos que se tienen al mes. Este documento es clave cuando luego de los pagos se busca ahorrar.

“Las parejas son una sociedad que tiene ingresos y gastos comunes y de eso se tiene que hablar. Hay que dejar las cuentas claras y asignar los roles, pero al mismo tiempo ahorrar”, aclaró Moreno.

En cuanto a dividir los ingresos, los expertos recomiendan llegar a acuerdos saludables en donde la pareja distribuya gastos. Esto puede ser a través de un 70%- 30%, 60%-40% o 50%-50%. Si por el contrario hay quienes buscar llevar las riendas de la casa financieramente eso también debe quedar claro.

Entre los modelos de finanzas que propone González se destacan tres sistemas. El primero, o ‘Cuenta única’ es en el que se deben poner todos los ingresos en una única cuenta y todo se debe pagar desde allí. El segundo es el de ‘cuentas separadas’, en el que cada persona tiene su dinero y lo administra y los gastos se deben asignar proporcionalmente. Mientras que el último modelo, ‘cuenta en conjunto’ y ‘cuentas separadas’, se trata de designar un pedazo de su sueldo a una cuenta de gastos de hogar y otro a una independiente.