Para el 2021 se prevé que el país alcance ventas por US$26.073 millones en las transacciones a través de canales de comercio electrónico

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

El comercio electrónico se ha vuelto cada vez más relevante en los hábitos de consumo de las personas. El más reciente estudio sobre e-commerce, que realiza la firma consultora Blacksip, prevé que para 2021 el país alcance ventas por US$26.073 millones en las transacciones a través de estos canales.

Esta noticia se vuelve relevante, debido a que el crecimiento de este sector se ha potencializado gracias a las nuevas formas de pago, como las pasarelas PSE, Paypal y Payu. Sumado a esto llegan las tarjetas virtuales, las cuales están divididas en las de crédito y las que se pueden recargar con un monto específico desde la cuenta de ahorros.

Estas nuevas opciones entran al mercado a competir con las tarjetas de crédito tradicionales, a raíz de la desconfianza que surge en las compras online, pues el proveer datos bancarios a un tercero a muchos no les resulta cómodo.

Entre las opciones que existen de tarjetas virtuales están las de crédito que ofrecen algunas entidades como Davivienda, Nequi, Finandina, entre otras, que tienen la característica de que pueden ser recargadas desde la cuenta de ahorros o simplemente desde la banca virtual. En el caso de Davivienda, la tarjeta virtual puede ser recargada desde la app Daviplata y no es necesario tener algún producto financiero con la entidad.

Con estas nuevas opciones, los hábitos de consumo virtual han venido mejorando, pues las personas que realizan las compras tienen más control sobre lo que gastan y sobre los datos que les proporcionan a las diferentes plataformas de e-commerce que hay en el mercado.

Pilar Correa, gerente de producto de Nequi, afirma que la tarjeta que ofrece esta compañía ha tenido gran acogida entre clientes, de manera que ya son 15.000 las tarjetas emitidas. “Esta tarjeta no lleva ni un año, y ya hemos logrado que muchos clientes se adhieran. Además tiene todos los beneficios, pues las transacciones son gratis, y con solo pagar $3.000 puedes adquirir la tarjeta virtual”.

LOS CONTRASTES

  • Erick RincónPresidente de Colombia Fintech

    “Es un modelo fintech muy bien desarrollado y debería ser impulsado para que no haya cobro de comisiones, o que los costos vinculados al costo de la tarjeta no sean cargados al cliente”.

  • Pilar CorreaGerente de producto de Nequi

    “Cuando das la opción de tarjeta virtual que se vuelve extensión de la cuenta de ahorros, ya esa tarjeta abre todo el mundo de e-commerce, comercios chinos, suscripciones a plataformas, etc”.

En el ecosistema de bancos (ver gráfico), entre los que ofrecen este tipo de servicios está Bbva, que brinda al usuario la posibilidad de comprar por internet, sin tener que exponer los datos de la tarjeta física. Esta se puede vincular a las cuentas corrientes, de ahorros y otras tarjetas de crédito.

Por su parte, desde Bancolombia con el producto tarjeta E-prepago, se pueden realizar las compras por internet, cargándola desde la cuenta de ahorros de la entidad financiera.

Existen otras opciones y muchos bancos están volcando sus estrategias para darle a los consumidores las herramientas que necesitan para acceder al mercado electrónico. Erick Rincón, presidente de Colombia Fintech, destaca que los colombianos cada vez más se adhieren a esta nueva forma de pago, lo que potencia el desarrollo del mercado electrónico, pues mejora la confianza para hacer las compras a través de este canal.