.
LABORAL Cuatro recomendaciones para llevar unas finanzas sanas y estables desde el primer empleo
miércoles, 21 de julio de 2021

Desde el momento en el que reciba el primer salario debe tener claro cuáles son sus prioridades para no malgastar el dinero.

Alejandro Pastrán/El Economista

Es muy común escuchar en los jóvenes su deseo de graduarse rápido de la universidad y adentrarse en el mundo laboral con el fin de empezar a devengar un salario que les permita cumplir esos sueños, que por años han deseado como viajar, comprar un auto, joyas, ropa, celulares último modelo, entre otros.

Al obtener ese primer empleo, muchas veces a corta edad y con muy pocas o nulas responsabilidades financieras, los jóvenes se sienten realizados pero esta etapa podría convertirse en un verdadero dolor de cabeza si no logran controlar los gastos innecesarios.

Para no incurrir en esto es importante fijar metas que se quieran lograr a corto o mediano plazo como estudiar, comprar una vivienda, entre otras. Para lograr esos objetivos, juega un papel muy importante que desde el primer salario se adopte un hábito de elaborar presupuestos, en los que especifique cuánto es el dinero que recibe y cuánto el dinero que está dispuesto a gastar, para así saber cuánto puede llegar a ser el ahorro quincenal o mensual.

“Una vez que identifique a dónde se va a destinar el sueldo y el porcentaje que puede guardar, habrá comenzado y si es constante le ayudará a tener cuentas sanas. Hay que recordar que se debe guardar los ahorros en algún instrumento que le genere un rendimiento”, aseguró al respecto la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros de México.

Al ser responsables con las finanzas, los jóvenes podrán ser más objetivos a la hora de acceder a productos financieros como créditos o tarjetas de créditos, los cuales pueden ser considerados como un arma de doble filo sino se usan de la manera correcta.

“Uno de los productos financieros que más se ofrecen son las tarjetas de crédito y al tener un empleo se piensa que ya es momento de adquirir una. No es malo pensar en tramitar alguna, pero se debe tener en cuenta que es dinero prestado y tendrás que pagarle al banco cada mes”, aseguró la Comisión.

Pero no todo es malo. Al hacer un bueno manejo de estos productos financieros, se le abre una gran oportunidad para empezar a hacer un historial crediticio, el cual, con el pasar de los años, lo puede respaldar para créditos de mayor cuantía.

En ese orden de ideas las recomendaciones para llevar unas finanzas sanas desde el primer empleo son:

1. Identificar gastos y necesidades. (Hacer un presupuesto)

2. Definir metas.

3. Comenzar a ahorrar.

4. Hacer historial crediticio.

Estas recomendaciones de cómo llevar unas finanzas sanas toman relevancia en el país en un momento en el que el Gobierno Nacional le está apuntando a la generación de puestos de trabajo para los jóvenes con el fin de disminuir la tasa de desempleo que, para mayo, de acuerdo con el Dane, se situó en 15,4%.

De hecho, en el trimestre de marzo a mayo hubo 1,56 millones de jóvenes desempleados.

Así las cosas, tome en cuenta estas recomendaciones para que desde que le llegue el primer sueldo sepa cómo administrar los recursos.