Alianzas con diferentes sectores económicos, el comercio y el Gobierno provocaron el auge de estas plataformas durante la pandemia

Jonathan Toro - jtoro@larepublica.com.co

Aunque la digitalización del sector bancario venía acelerándose con el paso de los años, fue la pandemia la que dio el impulso final a la nueva era de los recursos electrónicos como forma de interacción entre el sector financiero y los clientes; al igual que aceleró la inclusión financiera de nuevos usuarios, con un resultado de 1,5 millones de nuevos registros en plataformas bancarias digitales.

De ahí que, las billeteras electrónicas y las Sociedades Especializadas en Depósitos y Pagos (Sedpe) como Daviplata, Tpago, Nequi, Movii, Dale!, Coink, Powwi y Ding, empezaran a cobrar fuerza en el sector bancario, por la facilidad para realizar transacciones y los reducidos costos que genera. De la misma manera se constituyen como opciones que eliminan el contacto físico y la obligación de asistir a sucursales bancarias de forma presencial.

Adicionalmente, el Informe de pagos globales de Worldpay 2020 indica que, a pesar de que el comercio electrónico global continúa creciendo a un estimado de $5,9 billones para 2023, el mercado está cambiando rápidamente a medida que las billeteras digitales y móviles transforman los comportamientos de los consumidores en línea.

Según datos de la Superfinanciera, para finales de septiembre, empresas como Movii reportaron movimientos entre clientes por más de $33.000 millones, seguido de Powwi que reportó $13.661 millones, mientras que por su lado Grupo Aval con Dale! movió $19.345 millones, $12.596 millones fue el monto registrado por Ding y finalmente Coink anunció movimientos de clientes por $9.961 millones.

Frente a esto, Josué Fernández, Gerente de la Unidad de Negocio Fintech en Nuvu, empresa creadora de negocios digitales, menciona que “las ventas en línea, los dispositivos inteligentes y los pagos móviles no solo están cambiando la forma en la que los consumidores encuentran y pagan por bienes y servicios, sino que también están cambiando la forma en la que los procesadores de pagos aceptan, aseguran y facilitan los pagos”. Por ello, las billeteras digitales son una de las tendencias de más rápido crecimiento en relación con el futuro de la tecnología de pago móvil, pues ofrecen velocidad, conveniencia y seguridad para los consumidores.

En Colombia son cerca de 11 productos electrónicos, entre Sedpe y billeteras electrónicas, los que conforman la oferta. De acuerdo con información recopilada por La República. Davivienda es la entidad financiera que cuenta con mayor número de clientes en sus dos monederos virtuales: Daviplata y Davipay, a corte de septiembre de este año.

Una de las apuestas más grandes de esta entidad es poder asegurar óptimas experiencias de compra e interacción entre la tecnología y el mundo financiero. Esto le ha valido a Davivienda convertirse en uno de los líderes más potentes del mercado de innovación digital en Colombia y Latinoamérica.

Otro de los fuertes competidores en este mercado es el neobanco Nequi de Bancolombia. Para inicios de este año la plataforma contaba con 1,3 millones de usuarios y se constituía como la segunda aplicación con mayor crecimiento en número de clientes inscritos, siendo Bogotá el lugar donde más usuarios la utilizan; sin embargo, a corte de 25 de octubre Nequi reportó 4 millones de nuevos usuarios y 110.334.000 transacciones monetarias hasta la misma fecha.

Según Andrés Vásquez, CEO de Nequi, "Queremos mejorar la relación de las personas con su plata, que la manejen a su ritmo. Para eso, nos vinculamos a su día a día y las acompañamos en todos los momentos en los que deban manejar su plata, siendo contextuales y soporte de su cotidianidad. Así empoderamos a nuestros usuarios y los acercamos a los servicios financieros, buscando que los comprendan para que mejoren su calidad de vida".

En este mismo tablero de juego se encuentra otra iniciativa que nació durante la pandemia. Ding es la Sedpe de CredibanCo que está pensada para atender las necesidades de pequeños comerciantes y tiendas de barrio, que mueve en promedio $23 millones mensuales. Según la gerente de Ding, Lyda Wilches, antes de iniciar la pandemia la aplicación tenía tan solo 20 usuarios en esta plataforma, ahora esperan cerrar el 2020 con un número superior a los 1.500 usuarios.

Por su lado, Tpaga es una de las aplicaciones que más rápido ha crecido a pesar de no estar bancarizada, tan solo en el 2019 reportó 140.000 usuarios al cierre, cuando para el inicio de ese mismo año eran solo 20.000; y pasó de mover US$300.000 al mes a US$1,5 millones en el mismo periodo de tiempo.

Según Andrés Gutiérrez cofundador de la plataforma “gran parte de lo que quieren las personas no bancarizadas es poder pagar en tiendas de barrio, en plazas de mercado, en taxis; entonces empezamos a llegar a estos comercios que no reciben medio electrónicos y gracias a eso hoy somos una de las billeteras móviles que está, por ejemplo, en las plazas de mercado de Bogotá, que usan las vendedoras de catálogo y que implementaron 11.000 comercios en todo el país”.

Finalmente, el Grupo Aval también hace presencia dentro de este grupo de innovadores del sector bancario con Dale!, su plataforma financiera móvil. Esta aplicación ha movilizado en lo corrido de este año cerca de $300.000 millones y cuenta con transacciones gratuitas para usuarios naturales y con tarifas competitivas dentro del sector financiero para los comercios asociados.