La crisis sanitaria enseñó la importancia de reservar dinero para emergencias; abra una cuenta de ahorro alternativa con alta rentabilidad para aislar un ahorro serio frente a los gastos-hormiga del diario

Gestión - Lima

Mantenerse equilibrado financieramente es un reto mayor en medio de este año caótico. Los cinco meses de cuarentena trastocaron la planificación financiera de muchas personas que buscaron adoptar hábitos financieros en su vida. ¿Cuáles son las lecciones más importantes que nos está dejando el covid-19 para las finanzas personales?

“La pandemia llegó de manera inesperada y todos tuvimos que cambiar nuestros hábitos y proyectos en mayor o menor medida. Muchos, inclusive empezamos a ahorrar para casos de emergencia, aprendiendo rápidamente la
importancia de tomar decisiones financieras responsables todo el tiempo y todos los días”, afirmó Javier Mori, gerente legal de Equifax en Perú.

1. Construya un fondo de emergencia. La crisis sanitaria enseñó la importancia de reservar dinero para emergencias. Abra una cuenta de ahorro alternativa con alta rentabilidad para aislar un ahorro serio frente a los gastos-hormiga del diario.

2. Realiza pagos digitales. El confinamiento nos obligó a migrar hacia los pagos digitales y transferencias. Este hábito permite pagar fácil y rápido a través de apps, en bodegas, taxis, galerías, y representa un punto de partida para decirle adiós al efectivo.

3. Busque ingresos nuevos. Esta necesidad surgió en quienes vieron recortes salariales: es importante tener un ingreso extra al que recurrir para tener mayor seguridad financiera. Tras la pandemia, los conocimientos digitales o
ligados a metodologías ágiles serán más demandadas y pueden representar una oportunidad aprenderlos hoy.

4. Corte gastos innecesarios. Debido al confinamiento las personas hicieron ajustes simples que los ayudaron a ahorrar cada mes. Preparar la comida en casa, llevar listas al supermercado, caminar o visitar el parque en lugar de ir a restaurantes, son hábitos que continuarán aunque se levanten las restricciones o se alcance la vacuna anti-covid.

5. Explore la oferta digital. El distanciamiento social impulsó el comercio online y muchos compraron por primera vez en portales web o a través de catálogos que recibían en su Whatsapp. Desde un pedido a la bodega hasta una compra en una tienda retail, el hábito de búsqueda digital de bienes y servicios permanecerá, incluso con precios más bajos que ir a una tienda física. Pero Mori también advierte que se debe evitar usar tarjetas de crédito para gastos menores a varias cuotas, pues ello genera un mayor pago de intereses. “Ese no es el uso más adecuado de la tarjeta, sino tratar de pagar todo a fin de mes”, subrayó.

6. Adquiera nuevos hábitos: Se pueden implementar cambios financieros positivos periódicamente, como hacer un seguimiento de todos los gastos o verificar su calificación crediticia.

“La mayor lección financiera que aprendimos debido al COVID-19 es que una emergencia puede atacar en cualquier momento y debemos estar preparados. Aunque tomó una pandemia global para que aprendamos esta lección aparentemente fácil, la vida financiera de todos ha cambiado para siempre para mejor”, aseguró Javier Mori.