Hacienda

Mujeres en la economía


lo que yo pongo

sábado, 7 de marzo de 2020

Catalina Polanco

Promover la equidad de género se ha convertido en un aspecto clave no solo en temas de derechos humanos, sino en los ámbitos de desarrollo económico y empresarial. Según cálculos del McKinsey Global Institute, si las mujeres tuvieran la misma participación que los hombres en la economía, el impulso potencial en este aspecto en América Latina podría ser de US$2,6 billones, o 34% del PIB regional anual.

Si revisamos las cifras en Colombia, específicamente en el sector de TI (Tecnologías de la Información), una de las industrias con mayor crecimiento y proyección a nivel global, las mujeres cuentan con una participación de 40% en el sector, de acuerdo con datos del Observatorio TI de MinTIC. Sin embargo, con 25% de mujeres estudiando carreras relacionadas a la ciencia o la tecnología será complicado cerrar la brecha y llegar al anhelado 50%.

En Michael Page analizamos las cifras de cargos de media y alta gerencia en 2019, en donde tuvimos 25% de mujeres en entrevistas para vacantes del sector de TI y del total de posiciones cerradas en los clientes en el mismo año, solo 22% fueron ocupadas por mujeres. Si se revisan las cifras en detalle, del total de candidatos entrevistados para cargos comerciales, de liderazgo, proyectos o de consultoría 32% fueron mujeres y en porcentajes notablemente inferiores para técnicos o de desarrollo como front-end y back-end solo 8%. Así mismo, en Michael Page hemos evidenciado que las compañías del sector cada vez están demandando más mujeres en perfiles técnicos y gerenciales.

Lo anterior, fundamentados en los robustos conocimientos técnicos y en algunas competencias blandas, que se han destacado en las mujeres como la comunicación asertiva, la flexibilidad, la capacidad de atender varias tareas de manera simultánea y de resolver problemas, así como la planeación y capacidad de análisis. Por esta razón las empresas del sector están adoptando medidas para lograr atraer y retener esta población en sus empresas. Hay un compromiso notable en el sector de cómo llevar la equidad de manera adecuada. Las empresas cada vez son más conscientes del compromiso y la pasión de las mujeres por nuestros trabajos. Valoramos la flexibilidad y la estabilidad y la asumimos con mucha responsabilidad y compromiso y eso es lo que están buscando las compañías hoy en día, pero tenemos que darles la materia prima para poder hacerlo realidad.

Por lo que la educación es un aspecto fundamental para disminuir las brechas. Estudios de la Unesco evidencian que en América Latina y el Caribe, si bien las mujeres superan a los hombres en educación terciaria, representan menos de 35% de todos los estudiantes graduados en disciplinas relacionadas a Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (Stem, por sus siglas en inglés).

Hay que trabajar desde el gobierno, junto a las instituciones educativas para que desde niñas las nuevas generaciones entiendan y aprendan cómo pueden proyectar su vida profesional a través de la tecnología y cuáles son los caminos en ese mundo para nosotras. Hoy en día ya no es solo hablar de software, hardware o telecomunicaciones, se habla de tecnología 4.0 con líneas que hace unos años para muchas podían ser solo ficción como la inteligencia artificial o el internet de las cosas. Sin embargo, son una realidad y no podemos perder la oportunidad de ser parte de la historia y de la inflexión que hay en el mundo de TI, que irá mucho más allá para las que apenas empiezan su camino en este apasionante mundo.