Tecnología

Reporte de la industria del ecommerce


Las ventas online se dispararon por motivo de la pandemia del covid-19

viernes, 13 de noviembre de 2020

Dado el valor estratégico de las zonas francas estas jugarán un papel transcendental en la reactivación de la economía nacional

Rosa María Gamarra

La adaptación, un concepto que ha sido de los más mencionados durante los últimos meses de este año y aplicado tanto a grandes como a pequeñas empresas de nuestro país nos ha presionado, en el buen sentido, para reevaluar nuestras estrategias de negocio y así lograr evolucionar y continuar operando.

El aislamiento y las limitaciones de acceso que se han ejecutado debido a la pandemia del covid-19 evidenciaron la necesidad de implementar cada vez más, tácticas que contemplen un desarrollo del comercio electrónico o del uso de plataformas digitales en las organizaciones. Son muchos los retos que hemos tenido que enfrentar, pero así mismo, se ha logrado visualizar las grandes oportunidades para avanzar y entrar a la era global de la revolución digital.

En el caso de las zonas francas, quienes no hemos parado de operar, hemos venido trabajando de la mano con todos los actores de la cadena para poder suplir las demandas que se tuvieron, especialmente en elementos para el sector de la salud. A través del uso de nuevas y diversas iniciativas propuestas se ha logrado mantener la atracción de inversión extranjera, la generación y el sostenimiento de empleos, el incentivo de la oferta en las exportaciones a los diferentes países y la transferencia de las nuevas tecnologías.

Es importante resaltar, que dado el valor estratégico de las zonas francas estas jugarán un papel transcendental en la reactivación de la economía nacional, no solo por lo mencionado anteriormente, sino porque los beneficios que otorga el régimen ayudarán al flujo de caja y potencializarán a los empresarios, y así mismo, estos beneficios sumados al régimen de zonas francas serán un estímulo que atraerá a los inversionistas.

Es así, que anuncios como la implementación de zonas francas destinadas al comercio electrónico para importaciones, realizada por parte del Ministerio de Industria y Comercio, dan un salto enorme en el comercio internacional de Colombia, fortaleciendo principalmente al sector de las Pyme para que puedan exportar bajo los distintos incentivos que hay en las zonas francas.

Es tanta la importancia que representa en términos económicos y sociales, que lograría mantener aún más el empleo e impulsar el uso de tecnologías modificando el principio de exclusividad que tienen actualmente las zonas francas y permitiendo que las empresas contraten cargos que puedan trabajar remotamente siendo necesaria su presencia solo en casos específicos.

La Zona Franca virtual, en ese sentido, pueden ser una plataforma de comercio para incentivar las ventas de los productos y servicios de los usuarios en cada zona franca, sin límite o restricción y siguiendo a grandes revolucionarios como lo han sido compañías como Amazon, Ebay y Alibaba, aportando a la economía, como ya lo he mencionad y creando más oportunidades de negocio.

Esto a su vez, traería beneficios en una disminución importante de costos de las empresas ubicadas en zona franca debido a que facilitará la planeación logística y distribución de mercancías, con horarios más flexibles y reduciendo los tiempos de entrega.

Hará falta trasmitirle al inversionista que en Colombia si hay una estabilidad jurídica y tributaria sobre los beneficios que se tienen, porque de lo contrario, muchos clientes se frenarían. De igual forma, una estructuración representativa y participativa que contenga la perspectiva desde diferentes ángulos, la estabilidad jurídica para todos los actores de la cadena y una legislación será ineludible para que prospere esta iniciativa.