Transporte

La inauguración del Túnel de La Línea


El presidente de la República, Iván Duque, puso en operación la obra más importante de la infraestructura nacional

sábado, 5 de septiembre de 2020

La financiación final de $620.000 millones en el Gobierno de Iván Duque permitió concluir la obra, que duró 11 años en construcción

Lilian Mariño Espinosa - lmarino@larepublica.com.co

El director del Invías, Juan Esteban Gil, explicó en InsideLR las especificaciones de la obra, los costos del túnel y del proyecto Cruce de la Cordillera Central y las fases más difíciles para poder entregarlo, entre las que destacó la recuperación de las obras en 2018, después de que habían sido abandonadas por la terminación del contrato al Consorcio Unión Temporal Segundo Centenario, liderado por la constructora Carlos Collins.

“Cuando volvimos al Invías y tuvimos que ver las obras abandonadas, con el pantano hasta las rodillas, fue uno de los momentos de decepción más grandes que pude tener, pero también fue el momento en que me levanté, y fue ese resurgir el que me puso el reto de querer sacar adelante este proyecto. Tenía además problemas de calidad y estaba desfinanciado, por lo que llegamos a tener que levantar un elefante blanco, que iba a pérdida total, pero lo sacamos adelante”.

Sobre las especificaciones de lo que se entregó ayer señaló que además del Túnel principal está, “vamos a entregar también tres túneles cortos, el de servicio, y 13,4 kilómetros de un par vial de doble calzada. El restante está previsto a desarrollarse para abril. Desde la salida del túnel por el lado del Quindío, y en el otro lado del túnel hasta Cajamarca son otros casi 10 kilómetros que tenemos previstos en abril de 2021”.

Para quienes transiten de Ibagué hacia Armenia quedará habilitado desde el peaje sector Cajamarca ahora una doble calzada, por la que era la vía principal hasta Calarcá. Por el otro lado, quedará habilitado el Túnel y el nuevo corredor, también doble calzada, que incluye otros tres túneles y cinco viaductos que hacen posible la conectividad.

“Los beneficios más importantes que se dan están asociados a la bidireccionalidad que se genera en la carretera. Entre Cajamarca y Calarcá, en condiciones normales, nos demoramos de dos a dos horas y media, pero estas son una incertidumbre, ya que al año tenemos 850 horas de cierre de esta carretera. Eso va a desaparecer porque con la vía de La Línea vamos a tener dos carriles en un sentido pasando por el Túnel, desde Armenia hacia Bogotá, y tendremos dos carriles que ascienden al Alto de La Línea, desde Bogotá hacia el suroccidente del país. Eso aumenta la velocidad de operación de 18 a 60 kilómetros por hora, y elimina la totalidad de los cierres. Entre Cajamarca y Calarcá se transitará entre 30 o 40 minutos, pero como tenemos dos momentos en la entrega del proyecto, en el primer momento nos ahorraremos 50 minutos, y en la totalidad entre 90 y 120 minutos”, explicó.

Finalmente, explicó que se ejecutaron 24 contratos, 23 terminaron con éxito y solo falló uno, cuando “el contratista dejó las obras paralizadas en 2016, con 56% de avance, y solo hasta 2018 se inyectaron $620.000 millones para garantizar la reactivación”. De lo que falta, dijo que “tenemos una ruta crítica, un puente de 640 metros, que estamos avanzando en construcción, y en el otro lado de la montaña nos quedan seis kilómetros”.