Moda

Lujo, tendencias de moda de marcas premium


Conozca las opciones de lujo en la cocina

viernes, 29 de noviembre de 2019

Lvmh alcanzó un acuerdo para adquirir la famosa joyería norteamericana por US$16.200 millones, lo que hace de esta operación, la mayor compra de su historia.

Ximena González - xgonzalez@larepublica.com.co

Louis Vuitton Moët Hennessy (Lvmh), el conglomerado del lujo controlado por Bernard Arnault, el hombre más rico de Francia, añadió a su colección de marcas una de las pocas joyas que le faltaban y que más tiempo llevaba persiguiendo: Tiffany.

Lvmh alcanzó un acuerdo para adquirir la famosa joyería norteamericana por US$16.200 millones, lo que hace de esta operación, la mayor compra de su historia.

El conglomerado apuntala con Tiffany su liderazgo en el mundo del lujo, una posición que ha creado a golpe de compras, especialmente en la última década. La firma Refinitiv Data señala que Lvmh ha realizado más de 100 adquisiciones desde 2010, entre las que destacan los US$7.160 millonesque pagó por Christian Dior en 2017; los US$4.736 millones que desembolsó por Bvlgari en 2011; o la adquisición de los hoteles de lujo Belmond en 2018 por US$3.084 millones.

La empresa francesa suma más de 75 marcas de moda y accesorios, bebidas, cosmética y perfumes, y joyería y relojería, además de tener intereses en sectores como el hotelero, la prensa o la confitería, entre otros. Su facturación en 2018 ascendió a US$53.786 millones, lo que supone más que triplicar a sus principales competidores, la estadounidense The Estée Lauder Companies, cuyo negocio fue de US$14.863 millones, y la suiza Richemont (Cartier).

La adquisición de Tiffany resulta muy estratégica para Lvmh. Por un lado, supone elevar a una nueva dimensión el negocio de joyería y relojería de la empresa, el que menos pesa en su facturación: 9% en 2018, es decir, US$4.541 millones. Por su parte, Tifanny facturó US$4.442 millones en 2018 (4.034 millones de euros).