Hacienda

Elecciones en Estados Unidos 2020


Conozca todos los detalles de la contienda electoral entre Donald Trump y Joe Biden

El presidente Trump, atrapado por las cifras que no lo favorecen, insiste en el fraude, cadenas optan por no emitir sus mensajes

El Economista - Ciudad de México

Estados Unidos ha parado el reloj 48 horas y, frente al vacío de información, en las redes sociales se propagan escenarios alternativos para sedar las ansias que no sólo los estadounidenses tienen por levantar el brazo al ganador de las elecciones presidenciales, también medio planeta se encuentra entre ansioso y estresado.

En comunicación los espacios existen para ser llenados. Trump no desaprovechó la oportunidad para salir en la media tarde del cinco de noviembre, y lanzar una frase temeraria jamás escuchada en voz de un presidente de Estados Unidos alrededor de los comicios presidenciales: “Si cuentan los votos legales, gano fácilmente. Si cuentan los votos ilegales, pueden intentar robarnos la elección”.

Para fracturar la confianza en el sistema político no se necesitan más de 17 palabras en voz de un presidente de Estados Unidos. El país que cultiva la confianza en el terreno cultural, según Francis Fukuyama, el académico que escribió El fin de la historia y Trust, entre otros libros, nunca había presenciado un espectáculo decadente desde la Casa Blanca.

En el apagón del reloj electoral, desde el ángulo mediático, han ocurrido sucesos que tendrán que ser analizados a profundidad durante los próximos meses.

Steve Bannon, uno de los arquitectos del cerebro político de Donald Trump, ayer cinco de noviembre, decidió declarar frente a sus redes sociales que Anthony Stephen Fauci, el López-Gatell del gobierno de Estados Unidos, tendría que ser decapitado.

“Yo regresaría a los tiempos de la Inglaterra de los Tudor. Pondría las cabezas en picas, las pondría en las esquinas de la Casa Blanca como advertencia para los burócratas federales”, dijo el exasesor del presidente Trump en su podcast “War Room”.

Twitter y YouTube reaccionaron de manera inmediata eliminando el mensaje. La empresa de Jack Dorsey fue más lejos y le eliminó la cuenta al creador de la guerra cultural que emprendió Donald Trump para ganar las elecciones en 2016.

Los más de 173 mil seguidores de Bannon se quedaron desconectados de sus mensajes furiosos. “Twitter suspende la cuenta @WarRoomPandemic por haber violado el reglamento de Twitter”, aparecía en el timeline.

Las últimas 48 horas se asemejan a los intermedios que existían en los cines entre la exhibición de comerciales y la película. La gente salía a la tienda a comprar palomitas, gaznates y refrescos.

En el intermedio electoral, varios grupos que apoyan a Trump han tratado de utilizar la plataforma de Facebook para desorientar a la población. El grupo “Detengan el Robo” (de votos) había alcanzado casi 350,000 miembros ayer 5 de noviembre, por la tarde, antes de que los editores de inteligencia artificial detectaran anomalías en el crecimiento de seguidores.

Facebook decidió bajar la cortina de la página. “En línea con las medidas excepcionales que estamos tomando durante este período de mayor tensión, hemos eliminado el grupo ‘Stop the Steal’ que estaba creando eventos en el mundo real”.

“El grupo se organizó en torno a la deslegitimación del proceso electoral, y advertimos preocupantes llamados a la violencia por parte de algunos miembros del grupo”, añadió.

El grupo pedía salir a la calle para proteger lo que llamaba la “integridad” del voto y alentaba las donaciones para enviar a partidarios a estados clave como Georgia y Pensilvania. De la mentira virtual se puede pasar al mundo real a través de la rebelión. La Matrix a tan solo un clic.

Algunos de los comentarios decían que el país estaba “al borde de una guerra civil” y preguntaban cómo “derrocar al gobierno”, según publicó The Washington Post. Imposible olvidar el grito de guerra del presidente el miércoles por la mañana: ¡Dejen de contar (los votos)!”.

Lea la nota completa aquí.