Hacienda

Economía Naranja


En esta edición especial, LR se enfocó en las cifras de la economía naranja en el país y sus beneficios

Con corte a septiembre, se crearon 7.447 empresas de este tipo y el crecimiento fue de 10,3%, respecto al mismo lapso de 2018.

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

La economía naranja empezó a tener protagonismo en el panorama nacional desde que el actual presidente de Colombia, Iván Duque, habló sobre el tema cuando era candidato. Sin embargo, las empresas en este sector no son nuevas y muchas ya son compañías establecidas que, a través del talento, la cultura y la creatividad, han generado empleo y desarrollo en las regiones.

Es el caso de empresas audiovisuales como Cine Colombia o Royal Films, editoriales como Grupo Planeta, Librería Nacional o compañías fonográficas como Codiscos y Discos Fuentes, las únicas disqueras de origen nacional que sobreviven en Colombia y que llevan en el mercado más tiempo que el concepto de economía naranja.

Las empresas de este sector se pueden agrupar en tres áreas: Artes y Patrimonio, Industrias Culturales Convencionales y Creaciones Funcionales, nuevos medios y software, cada una con sus respectivos subsectores. Las empresas anteriormente mencionadas, se han encargado de valorizar prácticas culturales y las ideas, para generar ingresos y utilidades en la población.

Por ejemplo, en el subsector audiovisual, que pertenece a Industrias Culturales Convencionales, destaca Cine Colombia, empresa con casi 100 años de historia que se ha encargado de llevar cine a los ciudadanos acorde a las tendencias mundiales, así como promover y proyectas las producciones locales.

Otro caso es el subsector de agencias de noticiales, en el cual hay varias empresas destacadas como Canal RCN, que fue fundada como empresa productora de contenido televisivo el 23 de marzo de 1967 e inició sus emisiones como canal independiente el 10 de julio de 1998.

Dichas empresas que tienen años, han sido clave para el desarrollo de las industrias creativas desde décadas atrás.

El docente de economía de la Universidad Nacional, Jesús Villamil, indicó que, efectivamente, las empresas de economía naranja no son nuevas en el país, sin embargo, con el desarrollo tecnológico, sus productos y servicios se masificaron y también dio pie para que emprendimientos en esta área sean más visibles.

Debido a este recorrido, que mostró un camino a nuevos empresarios, han surgido varias empresas, disruptivas en su gran mayoría. El Ministerio de Cultura hizo un listado sobre 20 casos de éxito de emprendimientos de la economía naranja y se encuentran iniciativas como La Maldita Vanidad en Bogotá, la cual es una compañía de teatro nacida en 2009 que presenta obras que reflejan el arte contemporáneo del país.

El Libro Total en Bucaramanga es una empresa editorial que tiene como misión principal recuperar y poner en valor el patrimonio cultural de la humanidad y creó la biblioteca digital de América El Libro Total.
Para Julio César Alonso, docente de economía del Icesi, los nuevos emprendimientos de economía naranja son disruptivos y abren nuevos mercados y públicos, lo que beneficia a las empresas tradicionales.

“El éxito de las nuevas empresas no está basado en lo que hicieron las establecidas, precisamente, hacer cosas nuevas es su valor agregado, sin embargo, las compañías tradicionales sacan provecho de eso. Son dos negocios que se complementan”, expresó el experto.

Creación de empresas en el área
Con corte a septiembre, se crearon 7.447 empresas de este tipo y el crecimiento fue de 10,3% respecto al mismo lapso de 2018. Esta información tomó como referencia las 32 actividades económicas del sector en la entidad estadística, Dane.

Del total de las nuevas unidades registradas en el país (259.026) hasta septiembre, 3% hace parte de la economía naranja.

Al indagar entre sectores se encuentra que 59,7% de estas empresas se constituyeron en las industrias creativas, seguido por artes y patrimonio (22,1%) y las industrias culturales (18,2%).

Por sector, 59,7% de estas se crearon en las industrias creativas (publicidad, diseño, medios digitales y software de contenido), seguido por artes y patrimonio (artes visuales y escénicas, educación en artes y patrimonio) con 22,1%, y las industrias culturales con 18,2%, estas últimas comprendidas por audiovisuales, libros y medios impresos y música.

Uno de los grande retos que tienen estas empresas es sobrevivir al ambiente general. De acuerdo con un estudio realizado por Confecámaras, en el cual analizó el comportamiento de 7.431 empresas que nacieron en 2013, se obtuvo que, de cada 100 empresas creadas formalmente, sobreviven 38 al término de cinco años. “Al examinar su evolución, se observa que durante los primeros tres años la probabilidad de fracaso es mayor, ya que cerca de 50 % deja de operar en el mercado en ese periodo”, explica el estudio.