Hacienda

Biden, el presidente N° 46 de EE.UU.


Así es la agenda económica que plantea el demócrata para los próximos cuatro años

Lael Brainard, Sarah Bloom Raskin y Elizabeth Warren son algunas de las más sonadas para ocupar cargos importantes en el nuevo mandato

Diario Financiero

Además de Kamala Harris, quien se acaba de convertir en la primera vicepresidenta de Estados Unidos, son varias las mujeres que Joe Biden estaría barajando para conformar su equipo.

Un liderazgo femenino en las finanzas públicas es un plan de los demócratas desde que en 2016 Hillary Clinton tanteó candidatos, y aunque el presidente electo no ha adelantado quiénes podrían ocupar puestos, la prensa internacional destaca que para el Departamento del Tesoro las postulantes más fuertes son mujeres, algo que no ha ocurrido desde su fundación en 1789.

Una de las favoritas para convertirse en la primera secretaria es Lael Brainard, actual gobernadora de la Fed, quien ha sido destacada por The Economist, Wall Street Journal, CNN y Bloomberg, entre otros.

Según este último, una de las fortalezas de Brainard es que mantendría “a raya” a los demócratas más progresistas y a Wall Street.

“Si gana Biden, Brainard es una opción obvia. Tiene la reputación de ser alguien que no teme traspasar los límites, pero también alguien con quien los conservadores podrían trabajar”, planteó John Norris, economista jefe de Oakworth Capital días previos a la elección.

Con 58 años, la economista estudió su maestría y doctorado en Harvard. Es parte del directorio de la Fed desde 2014, y cuando Biden era vicepresidente fue subsecretaria del Tesoro para Asuntos Internacionales. Previamente trabajó en el gobierno de Clinton, en The Brookings Institution y en McKinsey, entre otros.

Durante la pandemia, ha sido una fiel defensora de más estímulo fiscal para apoyar a la economía, y aunque tradicionalmente era considerada moderada, se espera que busque imponer regulaciones más estrictas a los grandes bancos, por ejemplo.

Pero pese al amplio respaldo con el que cuenta Brainard, Bloomberg planteó que ella preferiría ser presidenta de la Fed que liderar el Tesoro, pero no rechazaría este último si se le ofreciera.

Experiencia en el Tesoro
Quien sí estaría interesada en el cargo -e incluso estaría presionando para ser nombrada- es Sarah Bloom Raskin. Con 59 años, la abogada estudió un doctorado en Harvard e integró la junta de gobernadores de la Fed entre 2010 y 2014, donde se hizo conocida por enfocarse en la desigualdad de ingresos y protección de los consumidores.

En 2014 asumió como subsecretaria del Tesoro, convirtiéndose en la mujer con el cargo más alto en la historia del Departamento. Desde que concluyó la administración de Obama se dedica a la academia, y por estos días enseña en la Universidad de Duke, en el área de regulación y mercados financieros.

La exsubsecretaria tendría de su lado a los que consideran el cambio climático una prioridad. El director ejecutivo del Proyecto Puerta Giratoria, Jeff Hauser escribió que “casi todo lo que hace el Tesoro tiene enormes implicancias climáticas”, argumentando que “Sarah Bloom Raskin entiende eso. Necesitas a alguien como Sarah Bloom Raskin en ese puesto”.

Además, algunos demócratas del Congreso han recordado que Brainard se negó a etiquetar a países como China de manipuladores de divisas cuando estaba en el Tesoro, y estarían presionando a favor de Bloom Raskin para el puesto, de acuerdo a The New York Times.

Wall Street en alerta
Desde el ala progresista, Elizabeth Warren tendría un puesto casi seguro en la administración de Biden, y se dice que el Tesoro está dentro de las opciones. Pero aunque la senadora y excandidata a la presidencia cuenta con experiencia para ejercer el cargo, y sus partidarios argumentan que podría ayudar al eventual mandatario a remodelar la economía, los expertos esperan que Biden opte por alguien más moderada.

Primero, porque en un contexto de recuperación económica, quien lidere el Tesoro debería negociar con los republicanos del Congreso el uso de las finanzas públicas, y Warren no sería la que más calce con dicho perfil.

Además, el sector privado la percibe como prácticamente una enemiga. El estratega de Jefferies LLC en Nueva York, Thomas Simons, planteó que la senadora “ha pasado toda su carrera en el Congreso en una cruzada contra los bancos”, agregando que “Wall Street odiaría absolutamente tenerla como secretaria del Tesoro”.

Ante esta situación, se dice que el Departamento de Justicia sería otra opción para que dirigiera la actual senadora por Massachusetts.

En cuanto a hombres que eventualmente podrían liderar el Tesoro, el presidente y CEO de Teachers Insurance and Annuity Association (TIAA), Roger Ferguson, y el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, -ambos afroamericanos- estarían entre las opciones de Biden.

Otras mujeres que se espera podrían ocupar cargos económicos son la única presidenta que ha tenido la Fed, Janet Yellen; la codirectora ejecutiva de Ariel Investments, Mellody Hobson; la exdirectora financiera de Citigroup, Sallie Krawcheck; la directora ejecutiva de Quibi, Meg Whitman; o la directora financiera de Alphabet, Ruth Porat.