Hacienda

Biden, el presidente N° 46 de EE.UU.


Así es la agenda económica que plantea el demócrata para los próximos cuatro años

sábado, 7 de noviembre de 2020

Vemos las diferencias de política fiscal como un área clave en relación con el resultado electoral

Axel Christensen

El resultado de la elección presidencial estadounidense era demasiado incierto para determinar a un claro ganador el 4 de noviembre, elevando las perspectivas de que se observe un período de incertidumbre a medida que continúa el recuento de votos por correo en varios estados de diferencias más estrechas. Un resultado concluyente podría llevar unos días o más, lo que podría alentar un incremento de la volatilidad en los mercados financieros, sobre todo si se mantiene abierta la posibilidad de una elección impugnada. Con todo, en preferimos mirar a través de cualquier volatilidad y mantener posiciones de alta convicción en medio de cualquier liquidación de activos de riesgo. Los volúmenes de negociación probablemente bajos en este período podrían magnificar los movimientos del mercado.

En ese momento, tanto el presidente Donald Trump como Joe Biden contaban con caminos potenciales para transformarse con en ganadores de la elección, reduciéndose a algunos estados como Michigan, Pensilvania y Wisconsin, que pueden no anunciar resultados durante varios días. La carrera por el control del Senado aún estaba muy ajustada, pero las probabilidades de que los demócratas ganaran tanto la Casa Blanca como el Senado son bajas.

Previo a la elección, identificamos las principales diferencias en políticas económicas de los posibles escenarios resultantes de la elección. Una victoria de Biden podría generar un mayor enfoque en la sostenibilidad a través de acciones regulatorias y probablemente significaría un regreso a una política exterior más predecible. La reelección del presidente Trump era el enfoque de “Estados Unidos primero” para políticas de inmigración y comercio exterior. El ahora menos probable escenario de “barrida demócrata” podría generar un gasto fiscal a gran escala y mayores impuestos para corporativos e individuos de altos ingresos.

Vemos las diferencias de política fiscal como un área clave en relación con el resultado electoral, sobre todo por ser crítico para evitar daños económicos permanentes por el impacto del covid. Una victoria de Biden con un Congreso dividido limitaría la capacidad de los demócratas para implementar un estímulo fiscal a gran escala. Esperamos poca inversión pública en ambos casos (lo que se esperaba que fuera significativo en un escenario de “barrido demócrata”).

En referencia a los impactos sobre mercados financieros, creemos que hay importantes consecuencias del resultado de las elecciones en renta fija y el desempeño relativo por regiones.