Laboral

Anuario Ripe 2018


El tema de las pensiones es el mayor desafío pensional en la región. Por eso, LR le trae este Anuario Ripe con datos como el número de cotizantes por país, los regímenes que funcionan en cada nación y cómo se realizan las asesorías.

El régimen nacional general, que administra la Anser, requiere acreditar 30 años de aportes.

Ximena González - xgonzalez@larepublica.com.co

En Argentina existen varios regímenes pensionales. Muchas provincias tienen sus propios esquemas especiales, generales o para determinadas actividades (como policías y docentes), mientras que otras transfirieron sus cajas previsionales a la Nación y quedaron bajo la órbita del régimen general.

De acuerdo con Martín Vauthier, economista y director de Eco Go, “el régimen nacional general, que administra la Anser, requiere acreditar 30 años de aportes, con una edad mínima de 60 años para las mujeres y 65 para los hombres, aunque este año se aprobó una disposición que permite al trabajador optar por trabajar hasta los 70 años sin que el empleador pueda cesantearlo”.

El director de Eco Go, además, destacó que el régimen nacional general abona poco más de cinco millones de jubilaciones y 25 millones de beneficios totales (sumando pensiones, asignaciones familiares y otros programas sociales).

“Los aportantes que financian el esquema son 12,2 millones, de los cuales 6,2 millones son asalariados del sector privado, 3,2 millones del público y el resto son monotributistas, autónomos y cotizantes de otros esquemas, que en general aportan menos que los asalariados”, agregó Vauthier.

Por su parte, Steven Pardo López, docente del programa de Contaduría Pública del Politécnico Grancolombiano, agregó que “el sistema pensional en Argentina ha sufrido algunas reformas y actualmente descansa sobre el Estado, este es el que tiene que proveer estas pensiones”.

Vale destacar que, según el Índice Mundial de Pensiones que realiza la consultora Mercer, que analiza entre 34 sistemas de pensiones cuán preparado está cada país para el envejecimiento poblacional, Argentina es el país menos preparado para garantizar el pago de jubilaciones.

En ese sentido, la directora de Wealth de la consultora, Ana María Weisz, afirmó en su momento a El Cronista que “no es casual que haya quedado en el último lugar”, ya que “aspectos positivos como brindar una prestación universal al adulto mayor quedaron desmerecidos por no haberlo implementado sólo para quienes están en edad avanzada y en la pobreza”.

Entre tanto, David Knox, autor del estudio y socio principal de Mercer Australia, considera que “el punto de partida natural para tener un sistema de pensiones de clase mundial es garantizar el equilibrio correcto entre la suficiencia y la sostenibilidad”.

De otro lado, como aspectos positivos del sistema en ese país, Weisz destacó la posibilidad de que el trabajador pueda permanecer activo hasta los 70 años y la deducibilidad impositiva para el ahorro para la pensión anunciada en la reforma tributaria, y que comenzaría a regir el año próximo.

Weisz además planteó algunos de los puntos que deberían cambiar en Argentina para ir hacia un sistema previsional más sustentable. Frente a ello, sostuvo que habría que unificar la edad de jubilación de la mujer, ya que hoy puede extender su vida laboral hasta los 65, pero según su voluntad. “La mujer vive más y tiene una carrera laboral más errática, además de que estamos con toda esta lucha por la igualdad de derechos”, remarcó.

Por último, la directiva consideró que “habría que ver si es necesario mantener de por vida una pensión por viudez en los casos de personas jóvenes que tienen la posibilidad de trabajar”.

Los ingresos suben menos que el gasto pensional
Según el BID, el Estado de Argentina estaría subsidiando 6% de la tasa de reemplazo. Es decir, responde a la pregunta de qué parte de la pensión con respecto al salario medio correspondería a un aporte del Gobierno y qué parte proviene del ahorro del individuo. Así, los países con subsidios más elevados son los que presentan tasas de retorno mayores. Además, un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino mostró que los ingresos públicos crecen 21% interanual mientras que los gastos en jubilaciones y pensiones crecen a 31%.

La pensión es menor a los ingresos recibidos
La tasa de reemplazo en el sistema de beneficio definido de Argentina, de acuerdo con un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), es de 80%. Está muy por encima del promedio de América Latina y el Caribe, el cual es de 67%. En otros términos, el trabajador promedio de allí, en un escenario base, pasa de un ingreso laboral de 100 a un ingreso pensional de 80 al jubilarse. En comparación con otros países de la región, está arriba de Colombia, Uruguay, Nicaragua, El Salvador, y superado por Ecuador, Paraguay, entre otros.

Banco Central eliminó el piso de la tasa
El Bcra, como resultado de la caída en las expectativas de inflación, eliminó el piso de tasa de interés de 60%. Este había sido ratificado en el esquema monetario de septiembre.

PIB
Según un sondeo realizado por Reuters, se estima que el Producto Interno Bruto presente una caída de 3,6% en el tercer trimestre, mientras que las apuestas para el año indican que la economía podría tener una contracción de 3%.

Desempleo 
El más reciente registro muestra que la tasa de desempleo aumentó 9,6%. Además, las estadísticas muestran que se destruyeron aproximadamente 100.000 puestos de trabajo asalariados registrados en el sector privado.

Inflación
Al cierre del tercer trimestre, la inflación registró una variación de 6,5%. En los primeros nueve meses, la subida de precios alcanza 32,4% mientras que el comportamiento anual es de 40,5% según los datos del instituto de estadística.

Exportaciones
De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República de Argentina (Indec), para octubre de 2018, el intercambio comercial en exportaciones corresponde a US$5.354 millones; cifra estable frente a US$5.364 millones en 2017.

Tasa de interés
El Banco Central de la República de Argentina, según un reciente comunicado, iniciará un lento descenso de la tasa de interés tras la eliminación del piso de 60%. Por el momento, el banco no precisó una nueva tasa de referencia.