Comercio

El año de la recuperación del consumo


El anuario Ripe recoge las tendencias de consumo para 2018 de los países de la región.

sábado, 16 de diciembre de 2017

La confianza se verá beneficiada el próximo año con el Mundial de 2018

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

El incremento en el ingreso de los hogares de la región, debido al aumento progresivo de la clase media iberoamericana, contribuyó en los últimos años a una considerable expansión del consumo, lo que a su vez ayudó a transformar todos los sectores de la economía. Este punto ha sido usado para calibrar el estado de un país y evidencia una señal de la confianza de las familias en la recuperación y aceleración. Ahora, la crisis de los commodities, que afectó a productos como el petróleo y el cobre por igual, fundamentales en la mayoría de los países de la región, perjudicó el crecimiento e, incluso, llevó a recesiones de gigantes latinoamericanos como Brasil y Argentina.

Hoy, sin embargo, parece que, con contadas excepciones como la situación en Venezuela, que profundizará sus caídas el próximo año, las crisis económicas en Iberoamérica se pueden conjugar en pasado para pensar en un proceso de recuperación en 2018. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) pronostica que la región cerrará 2017 con un crecimiento de 1,3 % y que aumentaría hasta 2,2% en 2018, en el marco de un contexto externo más favorable. Según el organismo adscrito a las Naciones Unidas, la demanda interna jugará un papel fundamental en la aceleración de la región, ya que servirá para empujar el consumo privado y la inversión.

Además, no se puede dejar de lado, tal como lo resaltan consultoras como Kantar WorldPanel, que el próximo año se jugará el Mundial de Rusia, con participación de cinco selecciones de Suramérica que pueden disparar sectores como el de las bebidas y las marcas deportivas. En el Anuario de la Red Iberoamericana de Periodismo Económico (Ripe), un ejercicio que LR elabora desde 2012, presentamos cómo le fue al consumo en este año que termina y las perspectivas económicas que se vienen para 2018.