1,7 millones de autos beetle vendió y ensambló volkswagen en su planta de Puebla, en México.

Angélica Benavides

Volkswagen despidió esta semana en su planta de producción de Puebla, México, al último vehículo modelo Beetle, el sucesor del conocido escarabajo, luego de suspender su producción.

Según el medio El Observador, el personal de la planta mexicana dijo adiós al vehículo insignia con mariachis, pirotecnia y lluvia de papeles.

El primer encendido del motor de este Beetle fue desde la línea de producción hasta una plataforma, sobre la que colocaron un letrero que decía “gracias Beetle”.

Este último auto, que es de color azul metálico, tardó siete horas en ser totalmente ensamblado por los trabajadores de la fábrica, quienes señalaron que era como “el nieto del escarabajo”, el auto que se hizo famoso a finales del siglo anterior.

Todos los empleados de la planta asistieron al evento de despedida del vehículo, portando también camisetas con el letrero de agradecimiento al automotor.

Desde 1997, cuando se abrió la planta de Volkswagen en Puebla, México, se vendieron 1,7 millones de copias del Beetle ensambladas en dicha planta.
Esta segunda generación del conocido escarabajo fue diseñada y construida para reemplazar al sedán, otro vehículo de alta venta por su reducido costo para la empresa.

Los directivos de Volkswagen aseguraron durante la despedida del Beetle, que a un auto de más de 70 años y con tres generaciones debe seguirle una variada gama nueva de vehículos para ofrecer al público en todo el mundo.
Entre las características de este vehículo están su radio de pantalla táctil multifunción, lector de tarjetas SD y CD, interfaz para conexión con bluetooth y entrada de cable USB.

La primera generación del carro fue fabricada hace 81 años y la historia está ligada al éxito de Volkswagen, que logró vender, con producción en más de 20 plantas en el mundo, más de 23 millones de estos modelos en las tres generaciones; siendo uno de los carros más vendidos de la historia.