La compañía tiene 45% del mercado de fertilizantes en el país y espera cerrar el año llevándose 50%. para 2020, su objetivo es subir hasta quedarse con 60% de la torta

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

En 2017, la empresa de fertilizantes colombo-venezolana Monómeros fue sancionada por el Departamento del Tesoro de EE.UU., restringiendo así algunas de sus operaciones. Para entonces, la empresa pertenecía a la Petroquímica de Venezuela (Pequiven), que al ser una compañía estatal, tiene su operación adjunta al gobierno de Nicolás Maduro.

Los castigos incluían un impedimento para pagar contratos a los proveedores de materias primas en un plazo mayor a 30 días, así como la anulación de créditos e imposición de restricciones desde las entidades bancarias, factores que dificultaron la compra de material y desembocaron en una baja de las tasas de producción, que llevó a sus plantas de Barranquilla y Buenaventura a trabajar a 50% de capacidad.

Sin embargo, con el “control absoluto” que ahora ejerce el presidente interino Juan Guaidó sobre la empresa, la Oficina de Activos Extranjeros (Ofac) del Departamento del Tesoro emitió el pasado viernes una licencia que permite a proveedores y entidades bancarias tener operaciones comerciales y financieras con Monómeros sin riesgos de ninguna sanción por un periodo de dos años; fallo que reactiva la operación de la empresa a plenitud.

Gracias a ello, el presidente de Monómeros, Jon Bilbao, comentó a LR que las plantas de producción podrán llegar a 100% de capacidad entre una y dos semanas, lo que le permitiría crecer 40% en sus ventas.

¿A cuánto asciende la capacidad de producción?

La capacidad de producción de Monómeros llega a 1,4 millones de toneladas de fertilizantes al año entre las dos plantas. En Barranquilla hablamos de 800.000 toneladas y 600.000 en Buenaventura.

¿Cómo van los ingresos?

Para el primer trimestre debimos tener alrededor de US$150 millones, cifra que fue constante frente a 2018 por lo que también tuvimos el efecto de las sanciones. En cuanto al monto anual tenemos aproximadamente US$500 millones, y ahora esperamos mejorarlo y superar ese número.

¿Y las utilidades?

En el último año, Monómeros no registró utilidades, por lo cual no hubo ninguna distribución a los accionistas. Una vez la empresa registre ganancias, el gobierno legítimo de Venezuela, en cabeza de Juan Guaidó, indicará cuál será su destino.

¿Las ventas ayudarían?

Podremos aumentar las ventas a máximo de producción, y podrían crecer 40%.

LOS CONTRASTES

  • Francisco AriasExperto en Agronegocios

    “Al haber cantidades aumentadas de volumen, la reactivación de Monómeros debería generar mejoramiento en las condiciones del precio de fertilizantes”.

¿Qué rol juega Monómeros en el mercado?

En este momento tenemos aproximadamente 45% de participación en el mercado colombiano. Pese a que hemos perdido un poco a raíz de las sanciones que hemos tenido desde 2017, nos estamos recuperado lentamente, y ahora con el levantamiento de las sanciones, pensamos retomar el porcentaje perdido.

Pensamos llegar este año a 50%, o quizás un poco más, y estimamos que para el año que viene podamos ganar hasta 60% del mercado de fertilizantes en Colombia.

¿Qué retos enfrentan?

Pensamos en mejorar los flujos de caja de la empresa por el levantamiento de las sanciones, y hacer inversiones pequeñas para eliminar los cuellos de botella en las plantas. A su vez, tenemos pensado instalar centros de mezcla. A lo mejor lo hacemos con recursos propios o en asociación con nuestras compañías mayoristas.

Ganadería y Río Magdalena entran en los nuevos proyectos de la empresa

Bilbao comentó que Monómeros está iniciando un proyecto con Cormagdalena y con Fedepalma con el fin de utilizar el Río Magdalena como medio de transporte. “Una de las ideas es llevar fertilizantes en barcazas desde Barranquilla hasta las zonas de cultivo y así regresar con el aceite de palma”, agregó. A su vez, buscan hacer un esfuerzo grande en la unidad de negocios de proteínas, que consiste en fertilizantes para pastos y productos para ganado vacuno, avícola y porcino.