La reactivación de sectores económicos podría convertirse en una tragedia familiar si los padres no tienen con quién dejar a sus hijos

Rafael González

Reactivar el servicio de los preescolares a partir del 12 de mayo es la propuesta que realiza al Gobierno Nacional, Álvaro José Cifuentes, Phd, consultor en Educación y presidente del Instituto Latinoamericano de Liderazgo. Esta petición se fundamenta en que con la reactivación de sectores como la construcción y la manufactura, el que muchos padres tengan que ir a los puestos de trabajo podría convertirse en una tragedia familiar para sus hogares al no tener con quién dejar a sus hijos.

Los preescolares representan 1,5 millones de alumnos, con edades de entre cero y seis años. Según Cifuentes, teniendo en cuenta que no es una población de riesgo, tomando las medidas necesarias, con su reactivación se podría ayudar a un sector muy frágil de la economía, pero muy importante para la familia y, por ende, para la sociedad.

¿Qué situación viven los preescolares con el confinamiento?

El sector educativo de la primera infancia no es ajeno a las dificultades que han tenido los demás sectores de la sociedad civil. El asunto más delicado radica en lo complejo que se hace la atención adecuada y la protección y desarrollo de los niños de entre cero y seis años en el hogar. Y más aún ahora que se viene la posibilidad de reactivar algunos sectores. Algunos padres de familia tienen teletrabajo y para ellos es complejo desarrollar su labor y atender a sus hijos. También es complicado para quienes tendrán que salir a sus labores y no tendrán con quién dejar a los menores.

¿Cómo son la mayoría de estos establecimientos?

Los preescolares son una unidad económica frágil. Son generalmente pequeños para brindar una mejor atención. Pueden tener entre 50 y 150 niños con muy buenos profesionales con una relación muy pequeña entre niño y estudiante. Así la familia al ver limitado el servicio, y muy corto el valor agregado de una supuesta virtualidad en esas edades, puede optar, libremente, por no cubrir los costos de esos servicios preescolares, especialmente los privados. Esto puede conducir a una liquidación o una crisis muy profunda.

¿Cuál es la propuesta que se presentará al Gobierno?

En primer lugar, creemos que el manejo y el liderazgo del presidente Iván Duque ha sido el adecuado en estas circunstancias. Estamos en diálogo social permanente desde todos los sectores. La propuesta es reactivar este servicio esencial, con una premisa muy importante: que haya libertad de los padres para optar por esa opción.

La matrícula total en el país de preescolar hasta la educación superior es de 15 millones. Y en la franja de cero a seis años estamos hablando de casi 1,5 millones. Si algunos padres deciden no llevar a los niños a las instituciones la cifra es pequeña, pero en general tiene implicaciones sociales positivas.

LOS CONTRASTES

  • Luz Karime AbadíaDirectora posgrados de Economía U. Javeriana

    "Hay una disyuntiva. Muchos padres tienen que irse a trabajar, aunque salir implica que los niños tengan riesgo de contagio. El Gobierno tiene que sacar protocolos!.

¿Cómo se haría esta reactivación de los preescolares?

Claro está que se realizaría bajo estrictos protocolos de seguridad e higiene. Todo esto, alimentado con sugerencias de todos los sectores y asociaciones. Los preescolares tienen un porcentaje pequeño, pero es el más vulnerable a tener un mal acompañamiento en el hogar o no contar con él. Y siempre contando con la libertad de los padres. Habrá papás que sí tienen esa facultad de estar con sus hijos y podrán seguir en la virtualidad; sin embargo, un buen porcentaje no podrá hacerlo y esto es una tragedia familiar que ya está viviendo y se puede intensificar con la salida presencial al trabajo de muchos colombianos.

¿Cómo se sustenta la propuesta al Gobierno?

Ya se ha evidenciado, por diversas investigaciones científicas, que los niños de entre cero y seis años no son población de alto riesgo. Sí habría que tener un cuidado muy delicado de que esos niños no tengan interacción con mayores de 60 años. Este es un segmento de especial protección como lo dice la Ley 1804 de 2016, Código de Infancia y Adolescencia, y que en este momento podrían avaluarse las condiciones del aislamiento para que el impacto no sea tan complicado en muchas de las familias y en el sector de los preescolares. Todo, claro está, con acompañamiento de las secretarías de educación. Un tema clave es que no dejemos este sector a un lado. Por eso se requiere una reactivación progresiva.