Solo 3% de la población en Colombia acude a un gimnasio mientras en Estados Unidos esta cifra asciende a 18%.

Lina María Guevara Benavides

Luego del éxito que ha tenido la oferta de bajo costo en productos de consumo masivo como alimentos y bebidas, y no tan masivos como pasajes aéreos, el turno de la era “low cost” le llegó a los gimnasios, que ahora más que nunca se preparan para conquistar usuarios a través de la renovación de su oferta comercial.

Una membresía de gimnasio en Colombia puede costar hasta $990.000 trimestrales, es decir, hasta $330.000 por mes y a eso se suma que solo 3% de la población del país acude a un gimnasio, frente a 18% que lo hace en Estados Unidos o 7% que se ejercita en Brasil.

En diálogo con LR Stefan Hofmann, gerente de Smart Fit dijo que existen tres barreras por las que la población colombiana va muy poco a los gimnasios: precio, flexibilidad en las membresías e intimidación. Es por eso que este gigante entró a competir con altos estándares de calidad y servicio pero con membresías de $49.900.

A la par, el nacimiento de Fit For All, una cadena que ofrece planes desde $89.000 y se autodenomina “premium low cost”, ha hecho que cadenas como Bodytech, tengan en mente lanzar una nueva marca para competir en ese segmento.

“Nos encontramos estudiando y trabajando en la posibilidad de incursionar en el modelo de low cost dado que estos formatos implican una inversión menor que un Bodytech tradicional, por lo menos a la mitad”, explicó Gigliola Aycardi, fundadora de Bodytech.

LOS CONTRASTES

  • Gigliola AycardiFundadora de Bodytech

    “Las cadenas de bajo costo hacen que más personas vean que pueden acceder a gimnasios y a una forma de entrenamiento que veían lejana por precios”.

  • César CasallasGerente general de Spinning Center Gym

    “La llegada de low cost indiscutiblemente ayuda a que el número de personas que va al gimnasio aumente. Esto es un beneficio para el cliente”.

Aycardi dijo que esto implica, entre otras cosas, una menor contratación y que espera que el modelo llegue a un segmento de la población para la que el precio es lo más importante.

Por su parte César Casallas, gerente de Spinning Center Gym, indicó que “la llegada de las low cost indiscutiblemente ayuda a que el número de personas que va al gimnasio aumente, lo que es un beneficio para el cliente”. Pero señaló que no tiene en mente incursionar en la categoría, pues calificó sus precios como “supremamente bajos”.

Por el contrario, lo que Casallas tiene en mente es reforzar su modelo comercial y mantener su estándar con equipos de alta calidad y tecnología. Además de cerrar el año con 22 sedes y tener 35 en 2018.

Lo cierto es que el mercado fitness en Colombia mueve cerca de US$222 millones anuales según la International Health, Racquet & Sportsclub Association Ihrsa (por sus siglas en inglés), razón por la que otras cadenas como la española F.a.s.t Fitness y la danesa Nordic Fitness, también quieren sumarse.


Oferta premium también competirá

Con la imagen de Catalina Aristizábal, la cadena de Dinamarca, Nordic Fitness, aterrizó en Colombia con una sede en el Centro Comercial Santa Ana de Bogotá. Según su sitio web la cadena ofrece un diseño superior e innovador. “Contamos con los recursos suficientes para establecer clubes realmente espectaculares”, anunció con su llegada al país, por lo que competirá con una membresía mensual de $129.000 en este mercado.