En los años 50, Elena Arango fundó el negocio, que en la actualidad tiene 30 locales, exporta a Nueva york y quiere llegar a Puerto Rico

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

“Arrancá vos, que, si te va bien, yo te monto la competencia”, dijo Elena Arango de Mejía a mediados de los años 50 al escuchar la idea de su amiga Cecilia Bustamante de Jaramillo sobre iniciar un negocio. Meses después, el comentario se hizo realidad y ambas emprendieron empresas que ahora son insignia en Medellín: Repostería Claire y Pastelería Santa Elena. Ese fue el inicio de la historia de Santa Elena, documentada en el libro que publicó Argos, “De la “Peña a Las Alturas”.

Arango montó el primer local en la calle Bolivia con Barbacoas en la capital de Antioquia y casi 70 años después, ya cuenta con 30 puntos de venta en varias ciudades del país. En la actualidad, si bien las ventas de la empresa disminuyeron cerca de 70%, la intención es fortalecer los mercados internaciones. Los productos ya llegan a la ciudad de Nueva York y buscan entrar en Puerto Rico. Además, la estrategia es mejorar los canales digitales y lanzar productos para satisfacer las nuevas necesidades de los consumidores.

Así lo dijo Mónica Mejía, nieta de la fundadora y actual gerente de la pastelería, quien indicó que una de las medidas tomadas para mitigar el impacto del covid-19 ha sido crecer en el canal digital y buscar nuevos aliados en mercados y autoservicios.

“Nosotros hemos llegado a las grandes superficies como Éxito. Exploramos empezar a trabajar con otros distribuidores y nos interesa muchos llegar a los hard discounters”, expresó. Otra estrategia que ha fortalecido la empresa han sido los domicilios, que alcanzan a representar 70% de las ventas, cuando antes pesaban 5%.

Una característica de la empresa es su presencia en los aeropuertos. Tienen cuatro puntos de venta en el aeropuerto El Dorado, uno en el José María Córdova de Rionegro, otro en el Olaya Herrera en Medellín, y otro más en la terminal aérea de Montería. Las ventas en estos locales representaban 50% de las ventas totales. Por las circunstancias, del total de los locales, 15 están en operación y 15 cerrados; siete son franquicias.

“Este año no teníamos planes de expandirnos en puntos de venta, sino mejorar en eficiencia y la pandemia nos ha enseñado que hay que variar los canales de venta”, expresó Mejía.

La pastelería también se adaptó a los cambios en los hábitos de consumo de las personas. Es por esto que han ajustado sus productos a la canasta familiar. Entre estos están mini tortas para que la gente puede disfrutar en familia. Además, desarrollaron una línea de congelados, en la antes de la pandemia que no eran tan fuertes. “El hazlo tú mismo se ha vuelto muy importante y es un segmento que queremos reforzar”, explicó la gerente general.

Con respecto al empleo, Mejía señaló que han tomado varias medidas para mantener los puestos de trabajo y en la actualidad suman 160 colaboradores. Frente al futuro, Mejía expresó que quieren seguir siendo los embajadores de los sabores y productos tradicionales de Colombia.

Este sector está frente a un gran reto por la emergencia sanitaria y económica. El confinamiento tiene a la mayoría de las pastelerías, reposterías, cafés y restaurantes cerrados. Sin embargo, la tradición de Santa Elena juega un papel importante en este periodo de prueba y reinvención de la empresa.
Esta pastelería se junta con otros negocios insignias que se han visto afectados durante el covid, como por ejemplo, Claire, Dulcerna, El Astor, La Puerta Falsa, La Suiza, Lucerna, Versalles, entre otros. Según Acodres, está en riesgo el patrimonio gastronómico del país.

Cuarentena en Medellín afecta comercios
Debido al alza de casos en Medellín, el alcalde Daniel Quintero anunció cuarentena estricta ente el 24 y 26 de julio. Ante el impacto que esto puede generar al comercio de la ciudad, los comerciantes hicieron propuestas para no cerrar como ampliar los horarios de atención, aumentar la presencia institucional y realización de pruebas rápidas de covid-19. En este sentido, los restaurantes, pastelerías, reposterías, entre otros, se verán afectados por lo que los canales digitales y domicilio toman relevancia para los empresarios paisas.