Como parte de su plan de expansión, el nuevo distribuidor va a traer vehículos con tecnologías más limpias y nuevas versiones

Mario Chaves Restrepo - mchaves@larepublica.com.co

El sector automotor ha sufrido un revés importante debido a la pandemia, pero aún en ese contexto, las marcas siguen moviéndose. La jugada más reciente en el sector vino por el lado de las motos, ya que Bajaj, la marca que más vende en el país, decidió cambiar su distribuidor y pasar de Auteco a estar en manos del Grupo UMA, de acuerdo con el comunicado de prensa.

“Estamos muy contentos de trabajar con el Grupo UMA, puesto que compartimos muchos de nuestros valores y creencias, y esto traerá mucha sinergia en nuestro servicio a los consumidores colombianos de manera insuperable”, dijo K S Grihapathy, presidente negocios internacionales, Bajaj Auto Limited.

De acuerdo con lo reportado por las empresas, la alianza con este nuevo distribuidor, cuya sede se encuentra en Guatemala y con quien comparten operaciones desde hace 50 años en varios mercados de Centroamérica y el Caribe, tiene como objetivo potenciar la presencia de la marca de motos en Colombia y fue finiquitada el pasado 3 de septiembre.

Para fortalecer su posición, lanzarán productos bajo las normas ambientales de emisiones Euro 3, como las nuevas Dominar, las nuevas Pulsar, y traerán una nueva versión de la Boxer CT100, una moto que, de acuerdo con las cuentas de la empresas, “ha contribuido a que más de 300.000 colombianos puedan tener un empleo”.

Este cambio de distribuidor traerá un desafío importante para el grupo centroamericano, ya que en julio, de acuerdo con las cifras de Andemos, Bajaj perdió el liderato del mercado colombiano, ya que en el séptimo mes del año vendió 9.768 motos Bajaj (-26,1% frente al mismo mes de 2019), mientras que Yamaha logró 11.797 unidades (+21,4%).

Con estas cifras, en lo corrido del año, y a pesar de la pandemia, Yamaha logró colocarse apenas a un punto porcentual en participación de mercado (21,9% tiene Bajaj y 20,8% tiene Yamaha).

Además, está el reto de remplazar a un distribuidor como Auteco, que con todas las marcas que vende, comercializa cerca de la tercera parte de las motos que se matriculan en el país.