El presidente del Foro de presidentes habla de la necesidad de entender mejor la relación entre universidad, empresa y Estado

Jorge Hernán Peláez

El Foro de Presidentes, una organización que reúne a más de 200 empresarios, cumple 30 años de existencia, en los que ha promovido el desarrollo empresarial. Su presidente, Víctor Malagón, habló con Al Paredón sobre los retos que están enfrentando las compañías, entre los que destacó las oportunidades que trae la Cuarta Revolución Industrial.

¿Cómo le ha ido en esta etapa del Foro de Presidentes?
La etapa de los últimos tres años ha sido retadora. El Foro cumple este año 30 años de existencia, con más de 200 empresarios que hacen parte de sus actividades y de su política de desarrollo empresarial individual y social. Crear con ellos un nuevo valor, crear un Foro más unido, un Foro más sostenible y un Foro más incluyente lo hemos logrado gracias al compromiso de los miembros, pero también gracias a unos factores que son fundamentales para los empresarios hoy.

Concentrarnos en entender los retos de la Cuarta Revolución Industrial, apropiarnos de ese concepto de triple hélice, o de tetra hélice que involucra necesariamente espacios Universidad - empresa - Estado -sociedad civil. Entender que estamos frente a un cambio generacional y que los empresarios de hoy son distintos a los empresarios de ayer. Hay mucho que aprender los unos de los otros. Lo más importante es entender el compromiso público del empresariado frente al desarrollo social, político y económico del país. En una sociedad que demuestra perder confianza en el empresariado como muchas de las recientes encuestas han mostrado.

Explíquenos en detalle el tema de la triple hélice o tetra hélice, concepto que viene del mundo académico.
La verdad es que el modelo de triple hélice proviene de análisis académicos y se ha apropiado en el mundo empresarial y en la vida real. Es un concepto que viene particularmente de Suecia, que entiende como uno de los mejores modelos de desarrollo social y desarrollo de innovación y de generación de conocimiento, la necesaria conjunción de tres hélices, o de tres aspas de una hélice.

El sector académico, a través de la universidad, que provee conocimiento, la investigación y desarrollo necesarios para el crecimiento de un país. El sector empresarial, que provee la capacidad productiva, de desarrollo y logística para la resolución de problemas concretos de la sociedad. Por supuesto el Estado, que promueve las políticas públicas, la arquitectura pública legal necesaria para que esa potencia entre academia y Estado se desarrolle. Hay quienes hoy hablan de la tetra hélice, pues a esa hélice le falta un aspa más, y es la sociedad civil.

Esa sociedad civil que no necesariamente es empresarial ni académica, que no está vinculada con el sector público y que es un pilar fundamental del desarrollo. Colombia ha hecho grandes avances como Connect Bogotá Región, que nace del Foro de Presidentes y hoy es un referente en la región, o el comité de Antioquia que tiene un enorme nivel y que nos da todos los días pruebas y nos da ejemplo del desarrollo potente que se da.

¿El tema académico a veces está muy alejado de la realidad de lo que necesitan los empresarios?
Hablar en la retórica es por supuesto generador de interés, y entusiasmo. Pero cuando uno va a analizar la realidad empresarial, la realidad académica, la realidad del Estado, encuentra que hay grandes obstáculos. El obstáculo más importante es el obstáculo de la cultura. Incluso el obstáculo del lenguaje, para mí una de las formas más importantes de expresión de la cultura es el lenguaje.

Definitivamente, y lo digo como académico, y lo digo como empresario, el lenguaje, las categorías, las formas de pensar, las lógicas, de la academia, son radicalmente distintas a la cultura de las empresas. Sin quererlo nos subestimamos mutuamente.

Cuando en la academia se piensa en conocimientos, se piensa en un conocimiento formal, se piensa en investigación, en rankings internacionales y a veces quizás despreciamos el conocimiento que viene del mundo empresarial, porque no cumple con esas lógicas.

El país tiene diferentes visiones, los empresarios hablan distinto, también hay brechas entre emprendedores y los demás. ¿Cómo observan este fenómeno desde Foro de Presidentes?
Siguiendo la misma lógica tenemos grandes retos de adaptación en la universidad, en la empresa y por supuesto en el Estado. Los retos que nos está formulando la Cuarta Revolución Industrial son enormes. Hay gran interés por parte de los miembros del Foro de Presidentes, por ejemplo, de conocer y entender un poco más cómo están siendo esas dinámicas. Pero a pesar de ese interés no hemos profundizado suficiente en una adaptación cultural a las nuevas lógicas de los mercados en la Cuarta Revolución Industrial. Se han hecho grandes esfuerzos, se ha traído el centro de la Cuarta Revolución Industrial del Foro Económico Mundial a Colombia, y eso es un gran logro, pero tenemos que entender que ahí no se está desarrollando nueva tecnología, no se están desarrollando blockchain, internet de las cosas ni Big Data. Se está generando un marco de política pública precisamente para que la universidad, la empresa y el Estado, se adapten a estas nuevas lógicas y enfrenten mejor los nuevos retos.

¿Para el Foro de Presidentes que le hace falta a la política pública, o qué estamos dejando por fuera?
Estamos dejando las nuevas lógicas que suponen los retos de la Cuarta Revolución. No podemos legislar, y todos los días vemos en el periódico nuevas noticias alrededor de cómo fracasamos en legislar, en regular, en controlar, con categorías antiguas modelos nuevos, de diseño, de desarrollo de nuevas economías. De ese ámbito tan interesante que nos ha presentado la economía naranja y que todavía estamos intentando entender para aprovechar sus ventajas y para liderar como país y como sociedad los retos de la Cuarta Revolución Industrial. No podemos enfrentar la Cuarta con categorías de la Tercera o de laSsegunda.

Hablemos de tecnología. ¿Cómo ve usted a sus empresarios, en el Foro hay compañías muy diferentes?
Hay una realidad fundamental para nosotros y es el diálogo intergeneracional. Son las nuevas generaciones las que entienden mejor, las que son nativas en el mundo digital. Las que han sido capaces de generar nuevos negocios aprovechando las nuevas dinámicas, las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones y por supuesto todos los retos de la Cuarta Revolución Industrial. ¿Por qué no encontrarnos? En escenarios como el Foro de Presidentes las generaciones anteriores traíamos unas categorías distintas, fuimos formados en un modelo de pensamiento distinto bajo culturas distintas.

¿Cómo ve el papel de las mujeres?
Soy un comprometido desde el discurso de mujer. Los espacios para las mujeres deben crearse más ampliamente y con modelos innovadores de inclusión. Creo que el reto ha sido siempre un reto cultural y en la transformación de la cultura el papel de la mujer es fundamental. Al discurso de inclusión de mujer, al discurso de equidad, de responsabilidad más alta de la mujer le hacen falta más hombres.